El presente mes de junio se vio inaugurado con el estreno de la nueva película de DC Comics, “Wonder Woman” (“La mujer maravilla” en Latinoamérica), distribuida por Warner Bros, bajo la dirección de Patty Jenkins.

Después de Batman y Superman, la heroína ocupa la tercera posición en popularidad de dicho universo de personajes súper dotados, siendo una poderosa figura que por generaciones ha reivindicado al mal llamado “sexo débil”.

La cinta empieza contándonos el origen de La mujer maravilla (siendo Diana su nombre de pila), como hija del dios olímpico y señor del trueno, Zeus, perteneciente a la familia real de las orgullosas guerreras míticas conocidas como Amazonas, comunidad que no sólo se encuentra apartada en un exilio paradisiaco de todo contacto con varones, de hecho guardan una celosa distancia con toda la humanidad.

Anuncios
Anuncios

El argumento da un giro de 180 grados cuando el Mayor Steve Trevor se adentra de manera inesperada en el territorio de Temiscira (lugar donde habitan las Amazonas) y tras un doloroso choque de mundos, la princesa heroína se enrola para combatir en la guerra que acabara con todas las guerras, la Gran Guerra (también conocida como Primera Guerra Mundial), temiendo que todo sea consecuencia de la influencia del terrible dios Ares.

Si bien la fotografía y las locaciones de la película son magníficas, conjuntar súper héroes inmiscuidos en sucesos históricos reales y que al mismo tiempo tienen un pasado mítico que los persigue era todo un desafío del que lamentablemente los realizadores no salieron bien librados.

La fórmula dioses-héroes-soldados no pudieron llevarla a buen puerto, ya que muchas de las veces el anacronismo de las escenas de acción caía en lo confuso y ridículo, pues mientras teníamos a un valeroso y noble teniente piloteando un avión lleno de bombas al mismo tiempo éramos espectadores de un combate sobrenatural entre dioses.

Anuncios

Aquí el viejo adagio se cumple “menos es más”.

Quizá lo que salva a la película es el mensaje que nos da: en un mundo tan despiadado como el nuestro, el amor es lo único que puede salvarnos.

Bajo esa premisa fueron grandes aciertos mostrarnos los horrores de la guerra, la incapacidad bastante humana de poder salvar a todos y el dolor que implica tener que tomar una decisión.

Por otro lado el trabajo de Gal Gadot como Mujer maravilla es bastante digno y meritorio, apoyado en su excelente y envidiable estado físico. Siendo sumamente curioso que el personaje que por excelencia condensa los valores estéticos femeninos de Occidente esté siendo representado por una actriz de origen israelí.

Lo cierto es que Marvel aún le lleva una zancada grande a DC Comics en la carrera por las mejores y más taquilleras películas de súper héroes, habrá que esperar ansiosos el combate final entre Avengers: Infinity War contra Justice League, bando en el que podremos encontrar de nuevo a la Mujer Maravilla impartiendo justicia usando su lazo de la verdad.

Anuncios

La pregunta es: ¿hará acto de presencia en algún momento el tan olvidado jet invisible? #DcComics #WonderWoman #Cine