“Sí tengo novio pero no cuenta. Su nombre es Lester Moon. Beezer y sus amigos lo llaman queso apestoso, pero no sé por qué. Lester no es tan apestoso, al menos no cuando está sobrio”.

Estas palabras fueron dichas por una voz perturbadora, expresadas en inglés con un tono ácido, como si el personaje estuviera siendo interrogado. Parecía provenir de un hombre delgado, pálido, ojeroso, con la nariz aguileña, el cabello lacio, castaño y grasoso.

Lo visualicé sentado en un cuarto obscuro, vistiendo unas viejas sandalias de plástico, pantalón de mezclilla entubado color beige y una playera gris deslavada. La mirada hacia arriba pero los ojos desorbitados, algo asustado, con las piernas cruzadas y dirigiéndose a alguien intimidante que permanecía en las sombras.

Anuncios
Anuncios

La escena se fue esfumando de mi mente en cuanto el diálogo terminó y comenzó a escucharse un sintetizador que emitía una infantil pero macabra melodía. A los pocos segundos, la música fue acompañada por un canto, que traducido del inglés, decía: “ayúdame en mi búsqueda del conocimiento, debo aprender el arte secreto. ¿Quién se atreve a ayudarme a invocar a aquel cuyo nombre casi roba mi corazón? ¡Astaroth!”

La letra siguió y siguió alabando a este “demonio de alta jerarquía que seduce con pereza, vanidad y filosofías racionalizadas”, acompañada por música y cantos que parecían de una ópera #Rock al estilo de Jesucristo Superestrella, por irónico que parezca.

Todo lo anterior corresponde a la canción escondida del Supporting Caste de Propagandhi, álbum lanzado en 2009, que no es ajeno al emblema consolidado hace más de 20 años por la banda canadiense de punk rock: música y letras complejas sobre geopolítica, veganismo, sistemas fallidos y problemáticas similares.

Anuncios

Pero entonces, ¿por qué incluir un tema satánico que además, musicalmente difiere bastante de su estilo? La razón la desconozco, lo que sí descubrí fue que el diálogo del principio pertenece a la novela Black House de #Stephen King, y que el personaje creado por mi imaginación nada tenía que ver con quien expresa dichas líneas en el libro, ya que es una mujer quien lo hace.

También supe que la satanista melodía se llama Come to the Sabbath (1970), la cual no es de Propagandhi, sino resultó ser un cover de los extintos Black Widow, agrupación surgida en Leicester, Inglaterra a finales de los sesenta.

Su existencia fue corta porque el mundo no estaba listo para ellos; ya que el uso de referencias ocultistas en su música y conciertos, así como una solicitud de colaboración al famoso brujo de Wicca, Alex Sanders, atrajo la atención de un público pequeño. Aun así, suficiente para que su álbum Sacrifice (1970) alcanzara el número #32 en las listas británicas de LPs.

Tal vez por eso se emocionaron y en 1971 disminuyó un poco su devoción al maligno para llegar a un público más amplio, pero fracasaron miserablemente.

Anuncios

En lo que sí tuvieron éxito fue en posicionarse como una banda de culto a nivel internacional, entre otras cosas, por crear piezas musicales lúcidas, que sonaban entre progresivo, jazz, rock psicodélico y el llamado new wave, acompañadas de versos compuestos casi como poesías. Además, su teatralidad en vivo intimidaba a las masas de aquella época.

Por ejemplo, en 1970 dieron un concierto en el Beat Club- programa musical de televisión que duró de 1965 a 1972, transmitido desde Bremen, Alemania- donde interpretaron de principio a fin el mítico Sacrifice, acompañando cada tema por diversos actos que provocaban ganas de persignarse ante el posible júbilo de Lucifer, siendo la simulación del sacrificio de una joven desnuda sobre el escenario lo que seguramente se llevó la ovación del infierno entero.

Conocer la historia de Black Widow me permitió descubrir que hubo algo antes de Mercyful Fate, Mayhem, Gorgoroth y otras parecidas que han sido controversiales por sus letras satánicas, acompañadas de ritmos rápidos y agresivos, así como portadas y conciertos repletos de pentagramas, sacrificios, animales mutilados y, en general, violencia gráfica… a veces actuada, otras veces real.

Slipknot, por ejemplo, si bien no son blackmetaleros, satánicos o para los gustos más salvajes, surgió a finales de los noventa en Estados Unidos tocando música pesada, sin que el percusionista y el DJ perdieran oportunidad de enfrentarse a golpes en pleno escenario, quienes igual que los otros siete integrantes ocultaban su rostro con máscaras de distintos personajes jocosos, identificándose con los números del 0 al nueve.

Otro concepto parecido, menos comercial y llevado al extremo, lo encontramos en Sopor Aeternus & The Ensemble of Shadows, proyecto de música gótica fundado a finales de los ochenta por Anna-Varney Cantodea, un ser andrógino del que se desconoce su nombre real, no actúa en vivo ni da entrevistas en persona, sólo bajo condiciones que garanticen su anonimato y se enfoca en componer canciones sobre infortunio, muerte, suicidio, soledad o tristeza. Su temática es variada.

La mezcla de todas las fórmulas

Una teatralidad similar fue retomada en 2010 por ##Ghost, originarios de Linköping, Suecia, cuando uno de los guitarristas -quien junto con otros fundadores de la banda se encontraba en el ensayo de otro proyecto- comenzó a tocar un riff que terminaron puliendo para convertirlo en su primer canción: Stand by him, un tema cuyo principal objetivo es refrendar que una bruja siempre contará con el apoyo incondicional del diablo para elevar su poder.

De ahí establecieron su concepto: un sonido que mezclaba una especie de doom con heavy metal y pop ochentero; acompañados de letras satánicas y máscaras que ocultaban sus identidades.

Génesis

Sus primeras presentaciones se dieron el mismo año de su fundación, y es posible encontrar en Youtube el set completo del festival Live Evil 2010, el cual parece corresponder al debut oficial de la banda.

Ese día salieron cinco individuos -denominados Nameless Ghouls- con un traje negro estilo monje y el rostro totalmente cubierto por una tela del mismo color. Dos de ellos se colgaron las guitarras, mientras los otros tres ocuparon el bajo, la batería y los teclados.

Cada “Ghoul” se identificó de la siguiente forma: fuego o Alfa, guitarra líder; agua, bajo; aire, teclado; tierra, batería, y Éter o Quintaesencia, guitarra rítmica u Omega.

Después, salió un hombre que se hacía llamar Papa Emeritus, portando un despampanante atuendo de Sumo Pontífice, adornado con glamurosas cruces invertidas, escondiendo su verdadera identidad con una máscara de anciano cubierta con un intento fallido del llamado corpsepaint y el ojo izquierdo adornado con un pupilente blanco.

Luego de una presentación exitosa, continuaron con dicha dinámica y llevaron su espectáculo a escenarios de todo el mundo, en festivales, pequeños foros, como telonero o acto principal.

Por otra parte, su material discográfico se compone por un demo homónimo lanzado en 2010, que contiene los temas Ritual, Prime Mover y Death Knell, aparte de un sencillo en vinil llamado Elizabeth. El mismo año lanzaron Opus Eponymus, primero de larga duración que hace una “reconstrucción” de la carátula de Salem’s lot, historia de vampiros escrita por Stephen King.

Este es seguido por Infesstisumam (2013); el cual reconstruye la portada de Amadeus, una película que se centra en una rivalidad ficticia entre Antonio Salieri y Wolfgang Amadeus Mozart para contar la vida de éste. Después lanzaron Meliora (2015); material que hace reconstrucción de la portada del filme Metrópolis.

De acuerdo con información tomada de varios foros especializados en metal, el concepto del primero consiste en la llegada del Anticristo al mundo; el segundo se centra en la presencia de éste tipazo en la Tierra y el tercero en la ausencia de Dios en nuestras vidas.

A estos se suman un par de Eps con cuatro covers cada uno: If you have Ghost (2013), portada que reconstruye la carátula de Nosferatu, y Popestar (2016), que resulta desconocido si es reconstrucción de alguna película. El primero, contiene además una versión en vivo de Secular Haze del Infesstisumam, y el segundo la inédita Square Hammer.

Las canciones de su primer disco generan una ambientación de obscuridad pero no depresiva, sino como para sonorizar una escena en versión caricatura de Drácula, el hombre lobo, el monstruo del pantano y otras rarezas acechando un apacible pueblucho en busca de víctimas durante una noche sombría con niebla espesa y la luna brillando en todo su esplendor.

En tanto, Zombie Queen, Body and Blood o Year Zero-del segundo álbum- pese a que conservan la esencia de Ghost, son composiciones más complejas que sería difícil de clasificar en un género: guitarras distorsionadas, armonías de piano que dan el toque sofisticado a las canciones, acompañadas por coros fáciles de aprender que permanecen en la mente durante días y espectaculares cantos gregorianos de pesadilla llenos de blasfemia.

From the pinacle to the pit, Cirice y Absolution-del Meliora-son canciones igual de sofisticadas, pero menos irrespetuosas hacia la religión católica, con más tendencia hacia el pop que a géneros agresivos. Como se dice en el argot de la música, “un sonido más comercial”.

En esta línea se encuentra Square Hammer, la cual representa un nuevo sonido para la banda, para llevarlo más allá del nicho al que habían llegado. Es una canción que bien puede clasificarse como rock alternativo.

¿Apocalipsis?

En cada uno de sus trabajos dejan claro que no les interesa mezclar géneros, aunque sacrifiquen velocidad, potencia o distorsión, pero resulta poco alentador que por cada disco lanzado los vestuarios y máscaras de los músicos han cambiado a un diseño más producido, mientras la evolución de Papa Emeritus I a II y III ha significado disfraces batidos de brillantina y, hay que decirlo, cada vez más afeminados.

Por si fuera poco, Tobias Forge quien ostenta el disfraz de los Papas Emeritus, conocido también como Ghoul writter en los créditos de los discos de Ghost, y ha ocupado también el puesto de cantante en Repugnant, conjunto 100% deathmetalero; Magna Carta Cartel (MCC) y Subvision, las cuales nos ofrecen un sonido tan delicado como el pétalo de una rosa, anunció la expulsión de todos los Nameless Ghouls de la banda.

Esto hirió los sentimientos de Omega y no reparó en revelar su identidad (Martin Persner) a través de un vídeo subido a Youtube, en el que al borde del llanto, con un fondo musical innecesariamente melancólico deja muy claro que ya no pertenecerá jamás a Ghost, e invita a seguir a MCC, su otro proyecto (sí, exacto, ese mismo) que “había descuidado por culpa de Ghost”.

Por su parte, los otros ex integrantes de Ghost se han dedicado a alimentar el morbo de la gente con demandas, pleitos por Twitter, indirectas y acciones que nada tienen que ver con la música. Así es, son las mismas personas que formaron una banda que reinventó un género surgido hace 30 años gracias a composiciones bien ejecutadas; acompañadas de una teatralidad cuidadosamente diseñada tanto en lo visual como en la "mitología" creada para cada uno de los discos. Mientras, Tobias Forge ha apostado por alcanzar el éxito comercial como “banda de un hombre”.

En conclusión, una banda que evidenciaba ser integrada por viejos amigos, o por lo menos gente que logró consolidar gran química al hacer música, se ha convertido en un producto que vende; con músicos de estudio (por no decir hueseros) y continuar su rumbo como estrellas de rock cualquiera.

La banda no volverá a ser igual, sólo queda esperar que el reinado de Emeritus IV implique retomar elementos innovadores de sus inicios en cuanto a sonido, estética y teatralidad. ¡No hay más!