Basada en la obra de Pedro Calderón de la Barca, con el mismo nombre y publicada en 1664; esta obra narra la historia de Semíramis, una mujer seductora que tras enamorar el rey Nino de Siria y envenenarlo, usurpa su reino para detentar el #poder y someter la soberanía popular a una tiranía. En medio de este empoderamiento Semíramis tendrá que enfrentar a Ninias, su propio hijo, a quién por derecho de sucesión le pertenece el trono.

Adaptada del texto original por José Gabriel Antuñano, con un elenco de 16 actores de la Compañía Nacional de #Teatro (CNT) y dirigidos por el director español Ignacio García; La hija del aire es una coproducción entre México y España que invita al público a reflexionar sobre la ambición del poder, su obsesión, su perpetuidad y las costumbres indignas sobre las que se erige la clase gobernante.

Anuncios
Anuncios

Bajo una escenografía que simula una Siria en ruinas, devastada por las continuas guerras y las malas decisiones políticas de sus gobernantes; La hija del aire es un drama político situado en un tiempo histórico atemporal, que remarca la oralidad poética del siglo XVII de la literatura y dramaturgia el Siglo de Oro español. Dividido en dos partes, la primera narra la unión matrimonial de Semíramis con el rey Nino, el asesinato de éste y la reivindicación de su esposa para gobernar y detentar el poder.

Durante el transcurso de esta primera parte de la obra, el espectador podrá advertir cómo Semíramis conduce su #Gobierno de manera déspota, movida por una sed insaciable de control que lleva a mantener a su país en estado de continuos conflictos y a nutrir a una sociedad que reclama su renuncia al trono.

Anuncios

En la segunda parte de la obra se advierte la renuncia de Semíramis al poder después de consagrarse por 15 años en él y el ascenso de su hijo Ninias al gobierno, quien aborrecido por su madre y lleno de inexperiencia para dirigir un reino, lleva a su pueblo a la inestabilidad política y social.

En esta última parte, el afán de regresar al poder, la traición familiar, el rechazo popular y la conspiración contra quienes detentan el poder, hacen acto de presencia para trazar con toda claridad los vicios y arquetipos en los que se ve envuelto la esfera política y gobiernos de cualquier nación. Es al final de la obra, cuando surgen entonces las preguntas que la puesta en escena intenta desentrañar y volcar sobre sus espectadores: ¿Qué es el poder?, ¿En beneficio de quién o quiénes se gobierna?

La hija del aire se presentará hasta finales de julio en el Teatro Julio Jiménez Rueda de la Ciudad de México.