“Los jóvenes son invisibles hasta que molestan”, acusó la experta en #Desarrollo e investigadora chilena Dina Krauskopf y es que la #juventud en el mundo durante mucho tiempo se ha enfrentado a la invisibilización social, que en ese sentido es una de las construcciones que afecta directamente el desarrollo, y, aunque sí ha habido avances en torno a visibilizar las identidades juveniles, es claro que son conquistas que, todavía, no se han logrado.

Actualmente sólo en México hay 37.504.392 jóvenes de 12 a 29 años de edad; que representa más del 30% de la población; lo que implica que el futuro de la región depende fuertemente de una generación.

Anuncios
Anuncios

Y en el mundo la juventud entre 15 y 25 años, representa el 40% de la población, de éstos, el 60% está localizada en países en vías de desarrollo. Esto quiere decir, que hay una urgencia de implementar acciones para jóvenes de 15 y 25 años en países en vías de desarrollo. En este sentido las políticas de inserción son fundamentales para lograr estos objetivos.

Identidades juveniles

Uno de los motivos por los que la juventud es excluida, es debido al prejuicio relacionado con su #Identidad Cultural, y por el cual sufren discriminación. Es decir, que la libertad de pertenencia cultural está amenazada; en estos grupos encontramos a jóvenes indígenas, jóvenes de las llamadas tribus urbanas y todo tipo de diversidad cultural y social.

El reconocimiento a la juventud, fue tardío; en un principio la condición de juventud era una situación que tenía que ver con la temporalidad; así, las personas jóvenes eran “gente en tiempo de espera” y no se reconocía esta etapa del desarrollo humano como vital en el individuo.

Anuncios

Fue en los años 70s cuando a los jóvenes se les dio una categoría social propia; pero esta etapa era considerada como una “etapa problema”.

Culturas juveniles

En la actualidad, aunque la población juvenil sigue siendo excluida, se está buscando verla como un actor social pleno y beneficiario del desarrollo de su comunidad. Corresponde a las naciones del mundo considerar a la juventud como un sector para el cambio y el desarrollo de su región y aprovechar un gran recurso humano que por su naturaleza busca la innovación y la transformación.

Por esta razón, también es importante incluir dentro de este proceso, de nuevo enfoque hacia las identidades juveniles, a las nuevas tecnologías, ya que estas, son rápidamente adoptadas por los grupos juveniles y acortan los procesos de renovación y cambio.