Aunque parezca imposible de creer, #Adam West siempre tuvo una relación difícil y tumultuosa con la pesada sombra de #Batman en su carrera artística, hasta que después de varias décadas decidió aceptar la fama y la relación casi natural entre el atormentado personaje de DC Cómics y el actor, que como todo artista, espera hacerse un nombre gracias a papeles profundos y roles fuertes. Lo que en un principio parecía una broma, terminó catapultando la carrera del actor.

West nació en un pueblo de Washington dio inicio a su periplo en las Bellas Artes en la década de los 50 con roles en programas como Perry Mason, The Outer Limits, Lawman, Sugarfoot y The Rifle Man, pero no es sino hasta cumplir los 37 años de edad que llegaría su oportunidad de convertirse en la gran figura internacional que fue, gracias a las aventuras de Batman junto a su fiel compañero Robin, interpretado por el actor Burt Ward.

Anuncios
Anuncios

Lo kitsch hecho espectáculo para televisión. Las escenas que parecían sacadas de una paleta tecnicolor, los trajes del superhéroe, los diálogos cortos, los villanos, sus secuaces y esos inolvidables títulos durante las peleas ("Biff!", "Zlonk!", "Kpow!"), que explotaban a través de la pantalla. Para sorpresa de todos (incluyendo ABC), la serie se convirtió en un éxito. Su audiencia incluía adultos y niños amantes de las historietas, estatistas urbanos y adolescentes con mentalidad contracultura y veinteañeros. Éstos hicieron una excepción con Batman, porque la serie parecía burlarse sutilmente de las mismas convenciones que impulsaban todo lo demás en la televisión.

El "no sé qué" de Batman

Batman / Bruce Wayne es un personaje que siempre ha llamado la atención del público y de los directores.

Anuncios

A pesar de tratarse de un cómic, éste al igual que el resto de personajes de la DC, son figuras con historias complicadas y psicológicamente desafiantes. Cada superhéroe no sólo debe luchar contra los villanos y salvar ciudades, sino que también deben lidiar con sus demonios internos.

Aunque la versión de West siempre será la más edulcorada de todas las revisiones que se han hecho del misterioso hombre murciélago, su visión de Batman y la sofisticación que le impuso desde el primer momento, ha sido una pieza fundamental en la construcción de todos los Batman que vinieron a continuación. Desde el oscuro personaje creado por la mente de Tim Burton, o las versiones quizás más fidedignas del cómic dirigidas por Christopher Nolan. Todas y cada una tienen algo de West. No se puede ver ningún film, programa de TV o leer alguno de los capítulos de esta saga sin pensar en Adam West.

Los Simpsons han incluido a West en numerosas ocasiones, la serie American Dad tiene a Adam West como el alcalde de la ciudad, la famosa secuencia de baile entre Mia Wallace y Vincent Vega en la película Pulp Fiction fue inspirada por uno de los episodios de Batman en el que West aparecía bailando y haciendo ese inolvidable paso de pasar los dedos sobre su cara para emular un antifaz.

Anuncios

Lo que deja West como legado

A pesar de la fama internacional, la década de los 70 y 80 fueron momentos duros para el actor, quien intentando escapar de la sombra del hombre murciélago, cayó en el alcoholismo. En una entrevista ofrecida por el actor en 2014, este comentó: "Hice desde teatro local hasta regional, leía guiones de los que pensaba: 'esto es terrible', pero igual aceptaba los papeles para no dejar de trabajar". Finalmente, después de tocar fondo, el actor logró renacer y volver al ruedo, así que podemos decir que legado es el de ser capaz de no darse por vencido, a pesar de las circunstancias, y sobre todo, tener la capacidad de reírse de sí mismo y vivir de ello. #Dc Comics