En cada una de estas tres cintas: “Silencio”, “Hasta el Último Hombre” y “La Cabaña”, el personaje de Dios se manifiesta de una forma diferente. Se hablará primero de “Silencio”, estrenada en el 2016 bajo la dirección de Martín Scorsese. En este film que estuvo nominado al Oscar a Mejor Fotografía, se describe la persecución de dos sacerdotes jesuitas (Padre Sebastião Rodrigues y el Padre Francisco Garupe) cuando van a Japón a rescatar a su mentor. La trama se desarrolla en el año de 1640, y a lo largo de la producción se percibe a un Dios ausente y casi distante en las pruebas que sortean estos sacerdotes.

La duda, la crisis de fe y el temor a perder su vida son algunos de los obstáculos que tiene que sortear el Padre Sebastião Rodrigues, y son esas situaciones difíciles las que hacen que el auditorio se identifique con este personaje, como por ejemplo cuando Rodrigues, al ver cómo su mentor y por quien se embarcó en esa travesía, el Padre Cristóvão Ferreira (Liam Neeson), le dice que su lucha ha sido en vano y que está y estará solo, pues Dios no ha contestado ninguna de sus plegarias en el tiempo que lleva en Japón, y que su única salida a ese dolor es apostatar de su Dios.

Anuncios
Anuncios

Esto deja como resultado a un creyente sin bases para poder sobrevivir en un lugar sin fe; es ese dolor de pisotear su creencia más sagrada y el no escuchar a Dios lo que deja al final de la película a un público en silencio.

En contraste, con el filme de Scorsese, en “Hasta el Último Hombre”, Mel Gibson refleja a un Dios protector, y a un cristiano fortalecido en su fe. Esto se puede ver en la interpretación que hace Andrew Garfield como Desmond Doss, un cristiano adventista del séptimo día que decide tomar parte en la guerra como “objetor de conciencia”, sin portar un arma para su defensa personal en la batalla de Okinawa, que tuvo lugar en las Islas Ryukyu (Japón), y que por más de ochenta días combatieron los soldados de Estados Unidos contra los japoneses.

Hacksaw Ridge” nombre en inglés para este film, está basada en hechos reales, y se puede ver cómo Gibson hace un acercamiento verosímil al sufrimiento tanto físico como emocional de la guerra, a tal punto que en el desarrollo del enfrentamiento solo se desea que pase a la siguiente escena y se dé un breve descanso a los ojos, la mente y el corazón de esa “realidad” que se vive en el conflicto bélico.

Anuncios

No obstante, el mensaje de un Dios presente aún en los momentos más difíciles de la batalla es alentador tanto para el personaje principal Doss, como para los otros soldados que vieron el surgir del “héroe” ayudándolos a escapar de las balas enemigas, y que al final hacen una pausa y esperan a que Desmond termine sus oraciones para subir a combatir.

Ahora bien, sucede algo particular en la película “La Cabaña” (2017), donde el dolor de perder a Missy, su hija más pequeña, al saber que fue secuestrada y violada a manos de un asesino serial, y sin rastro de su cuerpo, lleva a Mack Phillips (Sam Worthington) a superar todo este sufrimiento personal y familiar a través de un proceso que ocurre en el mismo lugar en que su hija pereció.

Es allí, en la cabaña, donde Stuart Hazeldine (director), deja ver la transformación y reconstrucción emocional que tiene “Mack” con la ayuda de un Dios que muestra sus tres naturalezas divinas encarnadas en tres personalidades para tener un acercamiento a Phillips, y permitir a este padre destrozado sanar su interior, restablecer su fe y unir de nuevo a su familia, dejando como resultado a un cristiano fortalecido.

Anuncios

Como se puede ver, son tres películas totalmente diferentes en cuanto a narrativa, dirección, locación e historia, pero que tienen un personaje en común, Dios, quien se manifiesta de manera inesperada o simplemente guarda silencio. Son tres cintas que alejan o acercan más a este ser supremo, dependiendo la óptica del espectador, pero que sin duda hay que verlas, pues más allá de lo religioso tienen buen argumento, buenos efectos especiales, muy buenas interpretaciones por parte de los actores, sin mencionar a dos de los mejores directores de #Cine como son Martín Scorsese y Mel Gibson.

Datos Curiosos

Dos de las películas están basadas en libros: “Silencio” (2016) fue inspirada en la novela homónima escrita por Shüsaku Endõ, y “La Cabaña” (2017), escrita por William Paul Young, cuyo libro lleva el mismo título.

El actor Andrew Garfield protagoniza “Silencio” y “Hasta el Último Hombre”, que por cierto, es en esta última donde también el Capitán Glover es interpretado por Sam Worthington, quien es el actor principal de “La Cabaña”.

Y, tanto “Silencio” como “Hasta el Último Hombre” tienen lugar en las islas de Japón. #Premios Oscar