Para todos los que vivimos en Jalisco o quienes han visitado el estado alguna vez, #Chapala es un destino obligado. Sin embargo, la cercanía o los clichés que rodean a esta zona no siempre permiten disfrutar de todo su encanto. Aquí te presentaré algunos datos que tal vez no conocías y que vuelven a los pueblos que bordean el lago, lugares llenos de encanto. Prepara tu escapada de fin de semana.

Lugares para conocer y qué hacer en ellos

  • Jocotepec: Llegar a Jocotepec es una opción más libre de tráfico y con una carretera mejor cuidada de llegar a la Rivera de Chapala. Si bien este municipio no ha tenido el desarrollo turístico de Chapala y Ajijic, posee una belleza de esencia puramente mexicana. Su malecón es, sin duda, el más bonito de los pueblos que circundan el lago. Además, debido a la poca afluencia, cuenta con una naturaleza que se desborda en cada lugar que uno posa la mirada y los atardeceres son únicos. Pasar por Jocotepec implica una visita obligada a las nieves de garrafa y la birria tatemada, si inicias tu recorrido por la zona en este poblado, es un lugar perfecto para desayunar o comprarse una botanita, unas ricas guasanas o un bote de frambruesas, por ejemplo
  • San Juan Cosalá: Esta población perteneciente al municipio de Jocotepec, cuenta con una serie de balnearios y spa's debido a los yacimientos de agua termal que ahí se encuentran. El agua de este lugar es muy caliente; según un relato colonial, una mujer murió quemada debido a ello, incluso se hizo un exorcismo en aquellos años, con la creencia de esta agua provenía del infierno. Lejos de este viejo mito, a los balnearios de San Juan Cosalá se les atribuyen propiedades curativas y es un lugar muy agradable para disfrutar de una encantadora vista del lado de Chapala. Es imperdible gozar algún tratamiento relajante en uno de sus múltiples spas.
  • Piedra Barrenada: Es una zona repleta de restaurantes a la orilla de la laguna. Tanto si viajas con la familia, los amigos o en pareja, hay opciones para todos y de todos precios. Este lugar es recomendable, sobre todo, para aquellos a quienes les gusta la fiesta, pues desde aquí se ofrecen fiestas en barco para beber, bailar y comer, sin preocupaciones y rodeados de un paisaje sin igual.
  • Ajijic: Pintoresco, colonial y cosmopolita, Ajijic tiene todo lo que un turista desea ver, combinado con un ambiente relajado, arte por todos lados y comida deliciosa. Caminar por la calle Colón hasta el malecón y tomar miles de fotos es una de las cosas que no puedes perderte si vas, pero en definitiva, buscar los rincones escondidos de Ajijic es lo más mágico, como leer los nombres que de la pared de calaveras que está frente a la parroquia de San Andrés Apostol, por ejemplo.
  • Chapala: Chapala no necesita presentación, sin embargo, hay algunos datos que me gustaría compartirles. Durante el siglo XIX, esta ciudad fue un ícono del turismo y es que se le llamaba al lago, el mar chapalico, nombre que dio origen a la zona de restaurantes que se conoce como acapulquito. Chapala tuvo uno de los primeros hoteles, la hoy presidencia municipal, un edificio impresionante que debió haber sido un lujo en aquella época. Chapala fue un lugar donde las mejores familias de Guadalajara tenían una casa, recorrer las calles donde aún se conservan esos caserones es algo ampliamente recomendable. Si comen en Chapala, visiten el Big Garden, si bien se encuentra remodelado, es un sitio de leyenda.
  • Mezcala: Hablando de sitios de leyenda, nada más misterioso que Mezcala. Poblado e isla, fueron el último reducto de una resistencia indígena durante la conquista y más tarde, en la independencia. Puedes conocer todo acerca de su historia en su museo y visitar el fuerte de la isla, sólo es preciso tomar en cuenta ciertas recomendaciones: los lugareños aún se rigen por usos y costumbres, sé respetuoso y - si eres mujer - considera que ellos no tomaran mucho en cuenta tus opiniones e incluso pueden negarse a llevarte a la isla. Usa ropa protegida, aunque el calor sea tremendo es una zona llena de alacranes, lo mejor es hacer tu recorrido con un guía de confianza. Vale mucho la pena conocer Mezcala, pero deber ser cuidadoso.
  • San Luis Soyatlán: Su arquitectura no es algo que lo haya vuelto famoso, tampoco es un poblado con gran turismo, sin embargo, su gastronomía y bebidas (los famosos vampíritos) es algo que debes probar. Después de pasar un fin de semana en la zona, recomiendo volver por la carretera de Jocotepec, internarse un poco hacía la sierra para comer en San Luis y regresar con calma a Guadalajara.

Si nos visitas del interior de la República u otro lugar del mundo, considera que la oferta de tours es amplia, pero para tomar uno deberás llegar a Guadalajara o Chapala primero, pues las otras poblaciones no cuentan con una oficina de turismo.

Anuncios
Anuncios

Para hospedarte puedes utilizar los servicios de airbnb o algún hotel de Chapala, Ajijic o San Juan Cosalá, lo óptimo para conocer más cosas y disfrutar de los bellos parajes que dan al lago, es viajar en auto, de otra manera es difícil trasladarse. #viaje #México