En la búsqueda de los inicios del #Cine de Horror mexicano, antes de que se introdujera el sonido, existe un antecedente silente. Enrique Castilla, en 1917, comenzó su corta carrera en el cine cuando interpretó al airoso cacique charrúa en Tabaré de Luis Lezama. Después de su participación con Lezama fue director de arte, argumentista e intérprete en Juan Soldado (1919). Juan Soldado fue una película producida por la Secretaría de Guerra y Marina, en la cual el argumento fue inspirado por un cuento de Francisco L. Urquizo.

La película de Don Juan Manuel

Para 1919, fue el año en que el cine mexicano comenzó a crecer porque en ese año un film clásico logró ser visto: El automóvil gris, película dirigida por Enrique Rosas que resumió una parte de la breve historia del cine mexicano hasta esos años.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, Castilla hizo un esfuerzo para hacer una versión cinematográfica de un personaje de la época colonial, es decir, el famoso Don Juan. Don Juan Manuel, fue el título que le otorgó Castilla a su film basado en una leyenda colonial. Castilla se encargó de la adaptación y tomó una vez más el papel principal.

¿Por qué pertenece al cine de horror Don Juan Manuel?

Para responder a esta pregunta recurro a Emilio García Riera, historiador, crítico de cine y actor, en su libro Historia del cine mexicano indicó: "El intérprete de Tabaré, Enrique Castilla, escribió y dirigió en 1919 #Don Juan Manuel, cinta de escaso éxito basada en una leyenda de la Nueva España del siglo XVI. Fue muy seguramente el propio Castilla el intérprete del personaje principal, espadachín loco y asesino. La cinta, que merecería en 1940 una segunda versión (Hombre o demonio) dirigida por Miguel Contreras Torres, resultaría antecedente de un cine de capa y espada muy favorecido en México por la primera época sonora, a comienzos de los treinta".

Anuncios

En base a la aportación del autor, antes mencionada, considero que está película posee distintos elementos que nos indican que es un film de horror, puesto que Castilla, al encarnar un loco y asesino espadachín crea a un corruptor del orden social. El orden social es, aquello que se cuenta en el relato pero goza de "normalidad", es decir, en apariencia todo está bien hasta que aparece cierto, ente, personaje, figura arquetípica, inclusive una situación inexplicable, que provoca una ruptura en esa “normalidad”.

En este caso, el orden se ve afectado por la locura y el asesinato y comienza a generar el horror entre los personajes de la película, sin embargo, un horror visto por los espectadores de la época. Este elemento recurrente, aparece desde los orígenes mismos del género de Horror, pero considero que la consolidación de éste componente se da en películas pertenecientes al expresionismo alemán como El gabinete del Doctor Caligari (1919) de Robert Wiene, El Golem (1920) de Paul Wagener en codirección con Carl Boese y Nosferatu (1920) de Friedrich Wilhelm Murnau, por hacer mención de algunos ejemplos.

Anuncios

La descomposición social en las películas de terror

Es factible pensar que la locura y los asesinatos de aquel espadachín en la película de Castilla, fueran provocados por un demonio, sin embargo, si sólo se tratara de la locura como productora de maldad o el demonio en sí mismo, Don Juan Manuel mostró un atributo recurrente en el cine de horror, como la descomposición social para hacer un filme de de terror y, a su vez, cómo se ve afectado esa el del orden social en la vida de los personajes.

Este elemento, es repetido a lo largo de la historia del género desde sus inicios. Por otra parte, Castilla hizo que en su film apareciera una de las características importantes para el género cinematográfico, la maldad. La maldad o el mal, que han estado presentes en el cine horror desde que nació. El mal puede estar encarnado en cualquier ente conocido por el ser humano y también en lo desconocido. Don Juan Manuel fue sólo un esbozo del género de horror en México, cabe señalar que no representó un acontecimiento importante dentro de la cinematografía nacional, con "El automóvil gris", incluso a nivel mundial, si se compara con las películas del expresionismo alemán.

Otro de los factores que a propició la no relevancia de este film es la poca información con que se cuenta de él, dejando una puerta abierta para los historiadores, especialistas en cine y críticos que pueden aportar a la historia del género de Horror en México. Tuvo que pasar más de una década para que otra leyenda colonial cobrara vida y así naciera el cine de horror en nuestro país, es decir "La Llorona" (1933). #Cine de terror