Recuerdo que mi adolescencia fue una época crucial en materia cinematográfica. Unos amigos y yo acostumbrábamos comprar en exceso las llamadas "películas de serie B”, tanto con piratas en el tianguis, como con distribuidores autorizados.

Nos juntábamos a verlas o intercambiábamos las cintas para cada quien disfrutarlas en casa. Después, las platicábamos, ahorrábamos unos pesos e íbamos por más, ya que se volvió una necesidad llenar nuestra mente con imágenes de violencia provocada por hombres lobos, vampiros, vampiras, demonios y sujetos que vuelven a la vida como salvajes caníbales. Una de ellas, Night of the Living dead (1968) fue y sigue siendo de mis cintas predilectas.

Anuncios
Anuncios

Un poco de historia

El hombre detrás de dicha joya es George Andrew Romero, fallecido a causa de cáncer pulmonar el pasado domingo 16 de julio a los 77 años en Ontario, Canadá, y a quien se le rinde tributo por su impacto positivo en la industria cinematográfica.

Participó en el #Cine, la televisión, los comics y videojuegos como director, actor, productor o guionista, por mencionar algunas tareas. A diferencia de sus películas, no es posible regresarlo a la vida (por ahora) pero sus aportaciones seguirán presentes para crear buenas historias de horror.

George A. Romero nació un cuatro de febrero en Nueva York y fue criado en el Bronx por su padre y madre de ascendencia cubana y lituana, respectivamente. Durante su infancia, influenciado por Michael Poweel y Orson Welles hizo películas con una cámara de 8 milímetros, pero fue hasta después de graduarse en 1960 que comenzó su carrera cinematográfica con la grabación de cortometrajes; simultáneo a trabajar en el programa de televisión Mister Rogers' Neighborhood y grabando comerciales.

Anuncios

Tiempo después creó su productora llamada Image Ten Productions, junto con John Russo, Russell Streiner, Karl Hardman y Marilyn Eastman, quienes desarrollaron y financiaron Night of the Living dead, dirigida por Romero y escrita por Russo, filmada en blanco y negro utilizando una película de 35 milímetros.

El filme se centra en un grupo de personas encuarteladas al interior de una granja cercana a un cementerio, quienes luchan por su vida luego de que varios muertos reviven para intentar comerse a quien se cruce por su camino.

Cuenta la leyenda que la película se encuentra en el dominio público gracias a que Walter Reade Organization, distribuidora original, no agregó el símbolo de derechos de autor en los créditos. De hecho, se dice que Image Ten agregó el símbolo en el nombre original de la película, Night of the flesh eaters; pero la distribuidora lo quitó con el cambio de título.

Varias décadas después de su estreno, específicamente en 2001, el American Film Institute colocó Night of the Living dead en el puesto 93 de su lista de los 100 mejores thrillers de la historia.

Anuncios

Por su parte, la revista Time la ubicó entre las 25 mejores películas de terror de todos los tiempos.

Cabe mencionar que en realidad George Romero no fue el primero en hacer películas de muertos vivientes, ya que los zombis surgieron del folclor haitiano, representados como cadáveres reanimados a través de vudú, lo cual se plasmó, por ejemplo, en #white Zombie (1932) y I Walked with a Zombie de 1943. Estas historias se desarrollaban en países del Caribe y los zombis eran casi siempre de raza negra.

Lo que sí hizo Romero con Night of the Living dead fue crear el arquetipo zombi como se conoce hoy día. Además, si bien varios críticos de cine vieron en la cinta un mensaje contra la Guerra de Vietnam, la Guerra Fría y el racismo, el director reveló en una entrevista que lo anterior no fue premeditado, pero sí sirvió para que replicara la fórmula e incluir crítica social en sus películas.

Los protagonistas se vuelven egoístas, fríos y sin sentimientos con tal de sobrevivir. Por otro lado, también se pueden ver personajes que mantienen la moral, empatía y confianza como pilares para la supervivencia.​ Es decir, plantea situaciones hipotéticas de vida o muerte en las que se deben tomar decisiones rápidas y sus consecuencias.

En ese sentido, alguna vez comentó que los zombis son como desastres naturales; "como un terremoto o huracán" que implican situaciones críticas en las que se pone en juego el comportamiento y decisiones de las personas, por lo que a decir del cienasta, muchas veces los villanos no son los zombis, sino los seres humanos.

Romero, fuente de inspiración

En el año 2009 se estrenó Zombieland, que además de replicar elementos clave en las cintas de Romero, su éxito se debió gracias a un gag recurrente que se hizo emblema de la película: las reglas de supervivencia inventadas por el protagonista.

Viajar ligero, no sólo en sentido literal, sino “ligero” de personas o evitar apegos. Asimismo, hacer cardio, con el fin de mantener la condición física y ganarle el paso a los zombis; siempre rematar con dos golpes o balazos al atacante para asegurarse de que ya no se levantará; tener cuidado con los baños; usar cinturón de seguridad y disfrutar de las pequeñas cosas, por mencionar algunas (en total son 32).

Otra entrañable historia de zombis que rescata elementos del estilo de Romero es Dead Alive, también conocida en algunos países como “Braindead: tu mamá se comió a mi perro” o “Muertos de miedo”, dirigida por Peter Jackson y estrenada en 1992.

Esta comienza cuando una extraña criatura salvaje en un zoológico muerde a quien resulta ser la madre del protagonista, el cual se convierte en héroe al tratar de salvar a su mamá, que a consecuencia de la mordedura pierde la vida para regresar en forma de un insaciable y violento caníbal. Por supuesto, transmite el mal a varias personas y desata un comiquísimo #matadero en su pintoresca casita.

También, The return of the living dead (1985), dirigida por Dan O' Bannon, muestra que los muertos pueden revivir si se deja escapar el gas tóxico emanado por cadáveres que “reposan” en contenedores especiales cerca de un cementerio. “¿Te acuerdas de la película esa de la noche de los muertos vivientes?, pues está basada en hechos reales”, dice uno de los personajes poco antes de que se desate el caos en la película, considerada de las mejores parodias de “la noche de los muertos vivientes”.

En resumen, Romero ha sido influencia para la creación de un sinfín de comedias, thrillers y hasta dramas de televisión, comics, novelas y videojuegos, que a su vez también inspiran a otras creaciones de horror y son prueba de que el legado de Night of the Living dead no morirá pronto. ¡Gracias George A. Romero!

Largometrajes (como director)

  • Survival of the dead (2009).
  • Diary of the dead (2007).
  • Land of the dead (2005).
  • Bruiser (2000).
  • Two evil eyes (1990).
  • Monkey Shines (1988).
  • The dark half (1993).
  • Day of the dead (1985).
  • Creepshow (1982).
  • Knightriders (1981).
  • Dawn of the Dead (1978).
  • Martin (1978).
  • Season of the Witch (1973).
  • The Crazies (1973).
  • There's Always Vanilla (1971).
  • Night of the Living Dead (1968).