El regreso de King Crimson a los escenarios mexicanos fue elegante e innovador. En la primera de cinco fechas en el Teatro Metropolitan, el octeto liderado por el guitarrista Robert Fripp demostró que la ejecución perfecta de las melodías y el ensamble entre grandes intérpretes son suficientes para encantar al público.

Por espacio de tres horas, la agrupación inglesa interpretó varios temas en los que se resumen sus diversas facetas musicales. Los arreglos que se tocaron de las canciones más antiguas de esta banda demostraron la madurez de la actual formación, en la que destaca la presencia de tres bateristas de enorme calidad: Gavin Harrison, Pat Mastelotto y Jeremy Stacey.

Estos percusionistas merecen una mención especial, debido a que su ensamble pareció en principio como una tarea complicada.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, desde el lanzamiento de Live at the Orpheum (2015) esta propuesta ha revitalizado el catálogo de King Crimson, al tiempo que ha servido como un homenaje insuperable a uno de los bateristas más icónicos del rock progresivo: Bill Bruford.

La voz de Jakko Jakszyk otorgó vida a los temas del pasado, llenadas en su momento por figuras como las de los recién fallecidos Greg Lake, Gordon Haskell y John Wetton. En este último tiempo, aunque se ha dejado de lado el catálogo posterior, donde fungió como vocalista Adrian Belew, se pudieron escuchar temas como “Indiscipline” y “The ConstruKction of Light”, con algunas variantes de las versiones originales.

Aun así, el público que abarrotó el Teatro Metropolitan explotó al percibir las primeras notas de temas como “Larks’ Tongues in Aspic”, “Red”, “Fallen Angel”, “Sailor’s Tale” y “Starless”, muchas veces antecedidas por improvisaciones en las que se acoplaban todos los músicos poco a poco a las estrofas de esas canciones.

Anuncios

Incluso, se escuchó una probada del material más reciente de esta formación: “Radical Action to Unseat the Hold of Monkey Mind”, en la cual se recuperan algunos de los sonidos que han caracterizado las melodías de King Crimson por casi 50 años.

También se pudo escuchar un cover de “Heroes”, homenaje a David Bowie de parte de Robert Fripp, quien participó en la grabación de estudio de esta canción. No obstante, lo más aplaudido de la noche se ubicó al momento de escuchar los temas más trascendentales del primer álbum de Crimson: “In the Court of the Crimson King” y en especial, “21st Century Schizoid Man”, en donde los alaridos levantaron al público de sus asientos para despedir a los ocho músicos.

Se trató de un recital elegante, repleto de maestría ejecutoria y amplio respeto por el sonido clásico de esta agrupación. Asimismo, fue un reflejo de que, a pesar de los años, los temas de King Crimson seguirán presentes por mucho tiempo más. #kingcrimson #radicalactiontour #KCenMéxico