Diana de Gales reescribió de una forma tan sutil el grito revolucionario de la femineidad a final de siglo. A pesar de los muchos escándalos – los cuales la prensa alimentó como una forma de epidemia informativa – fue Diana quien utilizó esta marea mediática en beneficio de las causas que requerían atención de las esferas públicas más importantes, además de dar a conocer muchos de los problemas socioeconómicos de algunas partes del mundo, tras el escaparate del flash y la cámara, buscó darle una amplitud a la parte humanitaria que la caracterizaba, ella misma fue catalizador importante, para que otras personas se dieran cuenta de lo que todo ser humano trae consigo, la tarea de ayudarnos los unos a los otros; no en una aportación monetaria sin sentido, sino en una gratificante ayuda moral, al sentir el dolor ajeno como propio.

Anuncios
Anuncios

Lady Di era una princesa sensible

De forma desconcertante para la familia real, Diana rechazaba los protocolos para reunirse con el pueblo inglés, estas muestras de calidez crearon un impacto positivo que cambió la manera de ver a la realeza utópicamente. Estas manifestaciones no fueron bien vistas por la Reina Isabel II; por otra parte, jamás imaginó que las muestras de humanidad de Diana, se convertirían en una página trascendental en la historia de la monarquía en Inglaterra.

Diana: el espejo de muchas mujeres

Los sucesos que formaron parte clave en la vida de la princesa Diana tienden a generar un paralelismo recurrente con muchas #mujeres – fuera de tener una posición privilegiada – vivió muchas presiones sociales, familiares y de género como cualquier mujer; desde un matrimonio azaroso, hasta la lucha por alcanzar una independencia, en la que ella como otras tantas mujeres alcanzaron a través del sufrimiento impuesto.

Anuncios

Lady Diana todavía sigue siendo una figura recurrente, con la cual muchas mujeres – aún en pleno siglo XXI – se sienten identificadas; quizá por ser el modelo de una mujer progresista, que vivió en la extraña inclusión de una sociedad todavía más arraigada a modelos consuetudinarios, sin embargo, este contacto, este referente sigue tocando el alma de personas atormentadas, en las que la fama, la realeza o el dinero nada tienen que ver, ya que al final del día, todos somos seres humanos con el dolor perenne sobre la piel y la solidaridad que nos caracteriza como género.

La historia de Diana seguirá estando por generaciones en el corazón de tantas mujeres, su inspiración y delicadeza hacia una grandeza forjada por sus propias manos perdurará mucho tiempo en la memoria del mundo. #Feminismo #LadyDi