La prensa escrita de los años treinta publicó en diversos periódicos nacionales diferentes notas sobre los inicios del cine de horror en México, antes de la proyección de esos filmes lo que generó cierta expectativa sobre la primera película de este género.

Pero, ¿qué sucedió antes de que la película apareciera en pantalla?

El interés creado por La Llorona de Ramón peón antes de su estreno permitió que la crítica hablara bien de la película y de esta forma existió una atmósfera en la cual el film sería un éxito, sin embargo, esta película no cumplió con lo que se esperó. Algunos críticos no adularon la película pero afirmaron que esta, junto con El prisionero 13 (1933) de Fernando de Fuentes, eran buenas películas que hicieron que el cine mexicano fuera gustado.

Anuncios
Anuncios

El 2 de abril de 1933 en El Universal. El gran diario de México, Silvestre Bonnard, publicó una nota donde elogió al director diciendo que, “quizá es el mejor roll cinematográfico de su carrera”, también señaló que la leyenda mexicana ofreció dificultades en menor medida insuperables a los adaptadores entre los cuales se encontraba de Fuentes, por tratarse de distintas épocas, con sets magníficos e inigualables, La Llorona era bien recibida hasta ese momento por la crítica. Por otra parte, en esa misma nota, Bonnard argumentó: “este es un pequeño esbozo del panorama actual de nuestra cinematografía. Nadie después de leer las líneas anteriores, negará la adolescencia de una nueva forma de expresión estética dentro de este México, tan sencillo y tan complicado, y que sea para bien”.

Uno de los colaboradores de Bonnard era Rafael Bermúdez Zataraín quien, el 17 de septiembre declaró que, “el cine mexicano presenta casi siempre figuras veladas (psicológicamente hablando) en escenas poco subjetivas, en rasgos vigorosos que nos dan la impresión de que se efectúan muy lejos de nosotros y por tanto no pueden comunicar emociones las cuales apenas se dibujan en la pantalla”.

Anuncios

Y en efecto, el cine mexicano no entregó aquella sensación de realidad en las actuaciones con sus respectivas excepciones como Una vida por otra (1932) y El prisionero 13.

La crítica cinematográfica cambió con el paso de los años, los juicios emitidos en las críticas anteriores son acertados porque el cine mexicano comienza a ser una industria que está por consolidarse, cuestión que se observa en las primeras muestras de la época dorada del cine mexicano.

La primera película mexicana sonora de Horror

Emilio García Riera, al escribir sobre la película de Ramón Peón, señaló que la intención del director fue hacer una película de “arte” y “desde el principio, la película toma claro partido de la superstición”. Es por ello que se puede enfatizar en que este film es un representante digno del Cine de horror en México. Las supersticiones, no fundamentadas o asentadas de manera irracional en el ser humano, pueden estar basadas en tradiciones populares, conjuros, hechizos, maldiciones y un largo etcétera.

Anuncios

El cine de horror, al presentar figuras arquetípicas como el fantasma, justifica su aparición en la superstición y en lo sobrenatural.

La maldición de la Llorona, al ser una leyenda popular transmitida de generación en generación, posee una figura arquetípica, ese fantasma sollozante, el cual, Peón muestra en la película. Por otra parte, este ser es una mezcla de varias cosas como lo sobrenatural, la superstición y lo popular. Elementos presentados que demuestran que La Llorona es la primer película del cine mexicano de horror y donde se encuentran sus inicios. #cinedehorror #lallorona #fantasmasollozante