De las especies que habitamos el planeta tierra, la raza humana, es la única que ha sido capaz de crear y desarrollar vínculos emocionales, racionales e institucionales hacia otros. Y no es que las demás especies no sientan, sino que el hombre a través de su racionalidad ha buscado crear normal sociales que nos rijan y desarrollemos. A través de esta forma de relacionarnos creamos vínculos familiares, amorosos, amistosos y sociales en diversos roles.

Las relaciones sentimentales y sus variantes

Así, la manera en la que los seres humanos nos relacionamos sentimental y amorosamente puede llegar a ser situaciones complejas e impredecibles que en algún momento llegan a tornarse agridulces.

Anuncios
Anuncios

A lo largo de la historia, la raza humana, se define por las relaciones personales y sentimentales. Durante algunos siglos, en la cultura occidental, la monogamia fue establecida como la única forma de relación amorosa y/o sentimental en la que nos debíamos relacionar.

Al estar en constante movimiento, especialmente en este siglo XXI hemos explorado y explotado nuevas modalidades de vivir, expresar, sentir y compartir el amor. Ante este proceso acelerado, nos encontramos con una práctica que va más allá de estos parámetros: el #poliamor. Expresión amorosa que ha tomado gran relevancia porque establece que es posible amar sinceramente a más de una persona simultáneamente a la vez, alejándonos de los estándares preestablecidos por siglos.

Como este tópico no puede pasar desapercibido en el arte y el entretenimiento, en los últimos años, diversas películas y #SERIES abordan con mayor frecuencia a estos motivos.

Anuncios

Recientemente, me encontraba explorando en la plataforma de streaming, #Netflix y me encontré, gratamente, con el estreno de la segunda temporada de la serie "You me her", serie en la que se aborda el tema de las relaciones poliamorosas en un matrimonio convencional. Observando cómo se desarrolla el matrimonio convencional de los suburbios, que tras años de vanos intentos de ser padres, integran, por confusas razones, a un tercer elemente: Izzy, una joven estudiante universitaria, surge la reflexión de por qué aún nos cuesta asimilarlo. Bajo esta premisa poliamorosa, vemos una nueva forma de llevar a cabo las relaciones humas y el deben sobrellevar con ellos y con los prejuicios su entorno, el de su familia, sus vecinos y los paradigmas de la sociedad en general.

Nosotros, ustedes, ellos

Una de las problemáticas que explora y expone, aunado a este conflicto, nos muestran otras caras de la moneda. Que las relaciones de pareja no son solo de la pareja, sino de la sociedad y nuestras personas más cercanas.

Anuncios

Por un lado, se muestra el matrimonio amigo de la pareja, quienes ya han consolidado su matrimonio con dos hijos y, ante el conflicto, atraviesan por una pequeñas crisis de edad por ya no ser cool, como solían serlo, así buscan reavivar la llama de la pasión. A su vez, nos encontramos con una perspectiva más conservadora que rechaza rotundamente este tipo de prácticas, al hermano mayor. Estas dos posturas marcarían la pauta, quizá global, de la percepción de la sociedad. Nos encontramos en una etapa que busca cambiar estos preceptos sociales, en lo que integramos a las minorías.

Bajo este panorama, una de las problemáticas, serían las personas cercanas y el entorno que nos rodean y nos conforma como seres sociales. Ante estas situaciones se genera un cierto pesar extra en la relación que produce fricciones, pues se demuestran algo endebles, y que la van complicando más allá de las personas meramente implicadas. Porque más allá de las responsabilidades hacia la relación se desgasta por el "qué dirán", por elegir lo "correcto y lo incorrecto", quedando lo fundamental, el amor y la confianza, en segundo plano generando problemas extras. Y que la falta de comprensión estas formas de amor no deben afectar a terceros.

Los conflictos

En pleno siglo XXI vemos que no es imposible amar a más de dos personas y que nos hemos abierto a nuevas formas de relacionarnos. Pero en esta situación surge la cuestión principal a vencer: el ego. Enfrentarse cotidianamente a la pregunta de: "¿A quién querrá más de los dos?"; "¿Con quién se divertirá más?", etc. Siendo la comunicación la respuesta a posibles dudas. Es necesario saber entender las necesidades y prioridades de aquel, antes que las propias. Otro de los factores fundamentales para llevar a cabo estas prácticas, es el empoderamiento de la mujer adquiriendo (que aún falta) una posición de poder. Así, las mujeres en los últimos años han tomado un papel fundamental de sus decisiones personales, profesionales, sentimentales y sexuales. En las que la figura clásica de ama de casa se desdibuja cada vez más.