Desde hace 30 o quizás 40 años, la comida procesada (croquetas, perrarina) se convirtió en el estándar mundial de alimento para perros.

En contraposición a esta tendencia, cobra fuerza desde hace algunos años alimentar a los perros con una dieta rica en carne y #huesos crudos, así como algunas legumbres verduras y frutas. Este tipo de menú se denomina #BARF, Biologically Appropriate Raw Food, o lo que en español sería: alimentos crudos biológicamente apropiados.

La filosofía de este menú apunta a darle a nuestro #Perro el tipo de comida que ingeriría si él pudiera elegirla. Volver un poco la mirada a las épocas en las que los perros eran salvajes o eran lobos.

Anuncios
Anuncios

Para entonces, se alimentaban de sus presas (carne y huesos crudos) carroña, algunos vegetales y bayas.

Quienes defienden esta dieta aseguran que el alimento es de mayor calidad nutricional que el pienso industrial, por lo tanto más recomendable para nuestros "perrohijos".

Cuál es el menú de la dieta BARF

Hay que diferenciar muy bien entre darle al perro la "comida humana" que sobra en el refrigerador (un poco lo que hacían nuestras madres o abuelas), y aplicar una dieta adaptada a nuestra mascotas. Además, hay que considerar que los perros son carnívoros, no herbívoros, por lo que la cantidad de vegetales no debería superar en 20%.

Algunos alimentos recomendados en la dieta BARF podrían ser.

  • Carne cruda. Puede ser de pollo, res, cordero incluso cerdo. Se recomienda escalfarla un par de minutos en agua caliente.
  • Huesos crudos. Mucho cuidado aquí. Son huesos que tienen un 40 o 50% de carne adherida. Al igual que la carne, se sugiere escalfarlos un poco.
  • Vísceras crudas. Puede ser hígado y corazón de pollo, res o ternera, incluso mollejas de pollo.
  • Verduras, frutas y legumbres. Zanahoria, jitomates (tomates), papa, pimiento dulce, batata, espárragos, calabaza (auyama), apio, remolacha y brócoli. Entre las frutas está el mango, sandía (patilla), piña, melón, coco, papaya (lechoza), plátano (cambur), pera y manzana. Totalmente prohibidos, aguacate, ajo, cebolla y uvas pasas.
  • Carbohidratos. Avena integral, arroz.
  • Lácteos. Yogurt y quesos poco procesados.

Bueno y malo de la dieta BARF

Entre las ventajas de aplicar alimentación BARF con tu perro tenemos:

  • El excremento tiene un olor más manejable.
  • Los ingredientes son naturales.
  • El perro disfruta más al comerlo, por la riqueza en olores, sabores y texturas de la comida.
  • Se acumula menos sarro en los dientes, ya que los limpian al roer los huesos.
  • Mejora el pelaje y lo hace más brillante.
  • Al tener menos carbohidratos, el perro tiene menos propensión a engordar.

Entre las desventajas tenemos:

  • Podría afectar el presupuesto familiar si se aplica carne muy costosa.
  • Si la dieta no es balanceada se puede crear un déficit nutricional en el perro.
  • Hay riesgo de infecciones bacterianas por alimentos contaminados. Aunque para ser justos, nadie garantiza que las croquetas tienen medidas sanitarias eficaces en ese sentido.
  • Para perros pequeños puede ser complicado comer huesos. En ese caso conviene darlos ya triturados.

Recordemos que un perro no es una mascota, es un hijo.

Anuncios

Así que siempre que se pueda mejorar su condición de vida, es preciso hacerlo como dueño responsable.