La construcción de la doceava línea de la red del metropolitano en la ciudad se presentó como una noticia que beneficiaría por completo el sistema en mención, así como la movilidad por parte de la población de la alterada urbe mexicana. Pero algo en las vías causó su desviamiento, una alteración del encaminamiento de los rieles en uno o varios tramos provocó grandes estragos que derivaron en nulidad del normal transportarse cotidiano. Eso ya hace varias tormentas. Atrás quedaron los aumentos, las evasivas de pago, los tormentos causados por las protestas para el personal abotagado.

Hace pocas semanas un gesto de bondad, hace menos tiempo un acto negligente.

Anuncios
Anuncios

¡Pero qué de vueltas da la vida! Cuántas transformaciones que se gestan en tan reducido lapso. De pronto se salta de una estancia a la otra, los escenarios se alternan entre sí, van cambiando los niveles, las manifestaciones hacia un fin. Una dualidad que impera, va creciendo con la espera, en secreto se sumergen en la estera sin consciencia, con miseria, anonadados no aceptan la tragedia, pegan la cabeza contra el piso, la azotan, afilan lanzas y las clavan en el pecho del que observa. Así es aquí. “Se tapa el astro con un solo dedo”. No imagino cuán desesperante debe ser vivir en la constante mentira, dar la cara sin verdad, decir hacer sin ejecutar. Es verdad que se subraya la maldad y no la gloria, pero para habar de un bien, hace falta saber de los obstáculos sorteados, el sentido que dan, su propia capacidad cualitativa.

Anuncios

Mientras unos se ahogan, otros menean alegremente la cola

Hace poco, algunos usuarios se han encontrado al borde de la crisis, atrapados dentro de un túnel de la línea rosa del #Metro de la #CDMX muy cerca de la estación Juanacatlán. Todo comenzó con un tren que se detuvo, humo que comenzó a salir de ninguna parte, los pasajeros en los vagones afectados tuvieron que tirarse al suelo, hombres, mujeres y niños en peligro contundente, las autoridades lejos del conflicto, cárcel del bienestar. Pasaron decenas de minutos sin ayuda que llegara, la situación era extraña y terrorífica, niños lloraban y sus madres trataban de consolarlos, era imposible respirar con calma, un ansia obligó a los atrapados a buscar una salida, las puertas de los vagones fueron abiertas, ventanas y no más, aún así decidieron esperar un poco más ahí metidos, el humo asfixiante pudo correr a través del túnel oscuro libremente. Ninguno quería ser primero en saltar a las vías, la electricidad de las mismas un factor miedo que ascendía brutalmente.

Anuncios

No apareció cuerpo alguno de apoyo, de seguridad o informativo, luego de la espera sin presencia protectora cerca, un par de valientes se lanzaron hacia lo desconocido, sus razones: la desconfianza, la tardanza de las autoridades competentes, la posible resolución del caso y dar salvación a los presentes en ese fantasmagórico suceso, limitando el avance de la ruta de transporte en general.

Así, descontentos y mareados por el elemento aspirado, formaron una hilera que subía hasta el andén, a paso lento, descarrilado, los carriles fueron sorteados y por suerte, nadie resultó malherido, golpes, desmayos y alteraciones causa del evento, pero ¿y si no hubieran podido salir? ¿En qué momento alguien estaría para tenderles una mano de ayuda? Días después los mandatarios señalados dieron fe y legalidad de que se tomaron las medidas necesarias de acuerdo al protocolo… la verdad es otra.

Cuando el humo tóxico reina bajo nuestros pies, los ladridos suenan

Perros que son extirpados de la calle por un alma caritativa que goza apoyarlos, ésta vez ha sido la misma instancia causante de diversos males y paseos ingratos para varios capitalinos y habitantes del área conurbada. El Metro de la Ciudad de México, ha impulsado una nueva tarea que ojalá no quedé en experimento olvidado con el paso de los años. Una acción grata que debe subrayarse, ojalá más instancias se enfilaran en la misma lucha, destinar una producción específica o servicio para quienes más lo necesitan, animales y humanos, al final, todos convergemos en el mismo sitio a veces ingrato, en ocasiones bendito.

Sin embargo, el acopio no es para todos los perros oriundos exactamente, sino para aquellos que sean rescatados en las instalaciones del sistema de transporte colectivo y serán remitidos a este Centro de Transferencia Canina para intentar darlos en adopción a una familia, dueño responsable. La capacidad es para unos 100 animales. Éste mismo se encuentra en Avenida de las Culturas s/n, El Rosario, frente a la estación del Metrobús Colegio de Bachilleres 1, en la delegación Azcapotzalco. Para informarte sobre los canes resguardados, en modalidad de adopción, es sencillo acercarse a éste centro y solicitar información, además de poder entrar en contacto directo con los cachorros, así como también mediante la utilización de internet, ingresando en la página del STC (Sistema de Transporte Colectivo).

Varios animales han sido sacados de todo peligro luego de andar sin rumbo por escaleras, basurales, taquerías, andenes e incluso vías que les servían de resguardo. Más acciones como esta son necesarias, contribuyen con el ideal de adopción en vez de compra. #CentrodeRescate