El emblemático edificio de cantera y tezontle rojo ubicado en la calle de Madero recoge en su interior una de las exposiciones más impresionantes del arte Virreinal entre 1700 y 1790 bajo el título de #Pinxit Mexici.

A través de Fomento Cultural Banamex, la institución fundada durante el gobierno de Manuel González a finales del Siglo XIX, entrega en esta temporada una colección de pinturas que viajarán posteriormente a Los Ángeles, a su museo de arte y al Metropolitan de Nueva York.

Originalmente formada con capitales de instituciones franco-egipcias, la banca nacional, en su larga trayectoria fusionó el interés nacional y extranjero de que México fuera capaz de dar los servicios financieros que demandaba la modernización de la infraestructura.

La evolución mundial y el poder de estos organismos rivaliza con el Estado, mismo que los nacionalizó durante la crisis de los años 80, mas por iniciativa de Salinas regresaron primero a manos de mexicanos y finalmente, salvo alguna excepción, a manos del extranjero.

Anuncios
Anuncios

Conserva su nombre Banamex, pero no hay que olvidar que se trata de una filial de Citigroup y que depende de las fluctuaciones del merado internacional; si bien durante la primera centuria fue el emisor oficial de la moneda, el receptor del sistema tributario y el principal modelo de vanguardias que fueron arrojando el sistema actual de cuentas privadas, corporativas, tarjetas de crédito y banca digital por decir poco.

Colección de obras patrimoniales

Como parte de su expansión, fueron coleccionando obras que se difunden a través del #Palacio de Iturbide, su casa cultural, mismo que tiene una larga historia pues ha sido testigo de la historia y refleja en su hechura lo mejor de la arquitectura barroca europea matizada por la idiosincrasia del mexicano.

A partir de 1965 Banamex impulsa su conservación que para 1972, gracias a la participación de Ricardo Legorreta, reabrió sus puertas como sede de #Fomento Banamex con la vocación de acercar a la ciudadanía el arte popular, así como sus majestuosas colecciones.

Anuncios

En 2004 Vicente Fox comparte la reinauguración del Palacio de Cultura Banamex y a partir de entonces se han organizado muestras trascendentales como: Pintura de los Reinos, Identidades Compartidas en el Mundo Hispánico, México en el Louvre, Obras Maestras de la Nueva España Siglos XVII y XVIII y Cristobal de Villalpando, Pintor Mexicano del Barroco.

Estas formidables muestras se han compartido principalmente con el Museo del Prado y el Palacio Real de Madrid, el Louvre de París y el Metropolitan de Nueva York generando paralelamente publicaciones invaluables que recogen un meticuloso trabajo de investigación.

La vasta colección que integra Pinxit Mexici se ha dividido en 6 ejes temáticos desplegados en la planta baja y el primer piso del emblemático palacio

A través de "Un nuevo lenguaje: maestros de narrar y expresar", "El mundo de la alegoría: devoción moral y política", "Pintura de la tierra: el costumbrismo y las vistas", "La piedad, verdaderas efigies y retratos íntimos", "La nobleza de la pintura y las academias" y "Estatus y discurso del retrato" se expresa el amplio caleidoscopio de aquello Faciebat Mexici.

Parados en el Siglo XXI representa un esfuerzo imaginar una sociedad sin medios de comunicación, sin identidad propia, bajo un yugo político, pero también cultural; no es raro en esas condiciones de vida que la dedicación al oficio y la asimilación del contexto geográfico arrojaran un esplendor que aún hoy nos humilla.

Anuncios

Sea por su valor didáctico como instrumento evangelizador, por su valor documental como testimonio de la apariencia de ciertos instantes congelados del periodo Colonial, por la calidad que simbolizaba la alta alcurnia y el linaje real, civil o eclesiástico es indudable tanto el genio de nuestros pintores como la patética ignorancia que nos caracteriza hoy en día.

La identidad de México se encuentra aquí en cada expresión de la religiosidad, en cada secreto compositivo, en cada vivencia de los agremiados, de los académicos, de los mecenas y por su puesto de aquellas clases dominantes que consiguieron trascender tiempo y espacio para mirarnos con vida propia desde cada lienzo.