Anuncios
Anuncios

La nueva adaptación [VIDEO] cinematográfica de la novela #it (#eso) de Stephen King, dirigida por Andy Muschietti, ha estado rompiendo récords de taquilla a diestra y siniestra, llegando a ser la película de terror con mejores cifras económicas para su estreno, con una sequela ya aprobada [VIDEO], con todo y fecha de estreno. Sin embargo, a pesar de todo su éxito, el monstruoso payaso bailarín Pennywise se ha encontrado con su enemigo más formidable hasta el momento: la rama rusa de una franquicia internacional de comida rápida.

Al parecer, la rama rusa de Burguer King ha presentado un reclamo ante la corte federal de Rusia, con la intención de que se prohíba la proyección del filme a nivel nacional.

Anuncios

Según la famosa hamburguesería, la cinta promociona de manera encubierta y desleal a uno de sus principales competidores a nivel mundial.

Parece ser que para ellos, todos los payasos son iguales

Según la novela, Pennywise en realidad es un terrorífico ente cósmico sin forma concreta que se alimenta del miedo de sus víctimas, por lo cual adopta la forma de aquello a lo que los niños le tienen más miedo. Su forma de payaso simplemente es como si vestuario casual, o algo así. Sin embargo, los ejecutivos rusos de Burguer King nunca se molestaron en leer el libro o ver la película, pues argumentan que al monstruo se le ha dado casi la forma exacta de Ronald McDonald, la conocida mascota de McDonald’s, con la intención de incitar a la audiencia a comer en sus restaurantes.

A través de Newsweek, la revista financiera rusa Vedomosti reporta que Burguer King asegura que IT es una violación a las leyes de publicidad de Rusia, pues Pennywise es una “copia exacta” de Ronald.

Anuncios

El reclamo incluye como “evidencia” de las similitudes entre ambos personajes “el vestuario con detalles y globos en un rango de color rojo, con los que el payaso atrae a los niños”.

Aun así, cosas más extrañas han pasado antes en Rusia

Francamente, uno esperaría que el asociar tal película con un producto como el de McDonald’s disminuiría sus ventas, pues todo mundo, especialmente los niños, estarían demasiado asustados para siquiera pararse por ahí. En la superficie, parecería que éste es un reclamo totalmente ridículo y que nadie, especialmente una corte federal, tomaría en serio, pero ¿quién sabe de seguro qué es lo que los oficiales rusos opinen al respecto?

Según informe The Hollywood Reporter, Burguer King ya presentó su reclamo ante el Servicio Federal Antimonopolios de Rusia, instancia gubernamental que se encargará de evaluar se efectivamente hay razones de peso para remover la cinta de las carteleras rusas. Uno de sus representantes, en una declaración sorprendentemente progresista, dada la historia de su país y la severa censura que regularmente aplican, ha declarado: “… no podemos preocuparnos demasiado por el contenido de la película sólo porque su escritor y su director plasmen su propia visión creativa de un personaje en ella.”

A pesar de lo anterior, la cinta pasará por un período de revisión antes de su estreno, para asegurarse de que no se ha insertado algún producto de McDonald’s dentro de la narrativa con posibles fines publicitarios.

Anuncios

#Cine