Anuncios
Anuncios
2

Todo rezumaba engaño y simulaba tener sentido, felicidad y belleza, cuando no era más que podredumbre encubierta. El mundo tenía un gusto amargo. Una tortura era la vida.

Herman Hesse

Los miedos se desatan, la segregación de la sociedad nos arremete sin impunidad, el amparo lo encontramos en la banalidad que la adoptamos como la reina de nuestras ideologías, todo porque somos necios en creer que existen más caminos a seguir.

Hay una macabra gracia en creer que el libre albedrio existe, cómo podemos sentirnos así cuando nuestra libertad es ilusoria, nos despojan de ella desde el momento en el que nacemos. Nuestra llegada al mundo viene con la obligación de enjaular nuestro ser, de privarnos de nuestros deseos, de perdernos en el camino y no encontrarnos por miedo.

Anuncios

Al menos parece ser la única alternativa si se sigue la pauta prestablecida que se va heredando, pero la vida no es una tortura, al menos no para aquellos que osan retarse a sí mismos.

Son pocos los que se atreven a vivir, a desafiar a las expectativas de aquellos que nos quieren controlar inconscientemente, sin maldad, pero con fervor. Todo queda plasmado a lo largo de las obras de Herman Hesse, autor que es considerado una de las mayores joyas que Alemania nos ha ofrendado, y que ha logrado trascender a través del tiempo y espacio sólo con el afán de seguir enseñando a sus lectores que no están solos, que no importa que no hablen el mismo idioma ideológico de sus semejantes, siempre habrá una senda que podrán seguir y en donde se podrán encontrar.

El Premio Nobel de literatura (1946) nuevamente logra transportar a quienes lo leen y mostrarles que no importa la época, el país, o las costumbres que poseas, la fugaz sensación de soledad, la continua busca del saber, la sensación de sentirse perdido la hemos compartido todos.

Anuncios

Esto lo expresa en su obra Siddhartha, que está inspirada en su sentir, en su propia búsqueda y en sus errores que lo convirtieron en lo que fue. Esta novela alegórica relata la vida del místico Siddhartha desde otra perspectiva, pero tomando elementos hindúes por el tiempo que este escritor vivió allá.

Ha sido considerado una inspiración, una expresión esencial, una guía para muchos. No es religiosa, pero sí espiritual; no es un poema, y aun así es considerado como uno; no es la verdadera historia, pero se ha llegado adoptar como una; no es un libro sobre vicios, pero aun así los involucra; tampoco es una historia de amor, pero contiene una. Es aquella novela que te libera, que te demuestra que no eres un marginado, que te comprende con cada línea.

Es la brisa de entendimiento que todos necesitamos, es el reconocimiento de aquellos que cuestionan el camino que se les otorgó, es la representación de la dificultad de romper con los lazos familiares, son las decisiones que se toman y terminan escandalizando a otros, son las distintas vías que se siguen y nos alejan de aquellos que creímos que se iban a quedar por siempre.

Anuncios

Retrata el vicio de una manera distinta, sin ser inherente del ser humano, pero siendo un obstáculo difícil de esquivar. Deja de satanizar éste, aunque tampoco lo celebra. Su protagonista cae en él, demostrando que nadie puede ser perfecto, porque al final todos somos personas en busca del aprendizaje. Lo importante no es caer, es erigirnos ante la adversidad, es buscar nuestra humanidad, no apaciguarla por temor.

Al final, el vicio, los errores, los precipicios que nos abaten, no son absolutos, ni tampoco son capaces de definir nuestro rumbo. No existe un solo destino como aprendimos a creer, en realidad, son nuestras decisiones lo que nos impiden avanzar, o nos hacen llegar a donde queremos.

Del error se aprende, poco se saca de la carcajada, al menos en materia de aprendizaje. Los obstáculos fortalecen a aquellos pocos que logran dominarlos, y quienes lo consiguen se vuelven el héroe de su propia historia, porque las batallas internas son las más difíciles de vencer.

Herman Hesse logra expresar este sinfín de sentimientos en unas pocas páginas, puesto que no es un libro extenso. Solamente es el relato del camino de un personaje que une a sus lectores, porque todos somos buscadores insaciables de la felicidad, somos ese soldado cansado de luchar contra la marea, somos aquel que cayó y dudó en su capacidad de levantarse, ese que se hundió en la conformidad aparándose en su cansancio. No obstante, también todos podemos elegir ser ese que se levanta, que rompe con las pautas heredadas, quien encuentra su propio camino y sonríe al saberlo. #Cultura #Arte #Libros