Anuncios
Anuncios

Han pasado ya unos cuantos días desde la salida del nuevo bebé de Monolith Productions basado en la saga de El Señor de los Anillos (ESDLA), de J.R.R. Tolkien, y tras superar mi falta extrema de dinero para poder tener mis manos sobre éste desde el primer día, me decidí muy a conciencia a meterme de nuevo en el maravilloso mundo la Tierra Media y ver con mis propios ojos si Middle-Earth: Shadow of War [VIDEO] podía repetir el gran éxito de su predecesor, y volverme a encantar con la intrincada historia de Talion y Celebrimbor, y su sed de venganza contra el Señor Oscuro, Sauron.

En Shadow of Mordor, la entrega pasada, Monolith había logrado, sin dudas, hacer justicia a la obra de Tolkien, y había capturado casi a la perfección la esencia de la Tierra Media y toda su mitología, juntándolo con un gameplay en extremo dinámico, y ni hablar de su muy aplaudido Nemesis System.

Anuncios

Y la verdad es que #Shadow of War, contrario a la creencia popular, se alza como una segunda parte que superó con creces lo establecido por su antecesor. Pero lamentablemente, así como superó lo bueno, también repitió lo malo de su antecesor.

El Nemesis System en Shadow of War fue expandido, ahora presentando a personajes inolvidables como orcos que son bardos, o apostadores, o hasta amistosos… Y ni hablar de los orcos que se salvan de la muerte, son una maravilla. También fue entrelazado a la historia de forma muy activa, siendo uno de los hilos conductores de la historia en general. Mientras se mantiene la posibilidad de forjar a tus propios enemigos mortales, y pelear a muerte contra ellos en innumerables ocasiones, en esta ocasión, Talion y Celebrimbor deben de crear su propio ejército orco para hacerle frente al mismísimo Sauron, por lo que si bien el jugador puede ir por toda la historia a diestra y siniestra, deberá de ser cuidadoso de tener en reserva a una buena cantidad de capitanes, jefes de guerra y tiranos para defender otra de las nuevas mecánicas introducidas en este juego: Las fortalezas.

Anuncios

En cada una de las regiones de Mordor existe una fortaleza, un tipo de centro de comando de Sauron en esa zona en particular, la cual está resguardada por hasta 5 jefes de guerra y un tirano. Es el trabajo del montaraz capturar estas fortalezas, pero, ¿cómo hacerlo? Existe la posibilidad de asediar la fortaleza únicamente con Talion, lo que significa toda una prueba en sí mismo. También está la opción de controlar a algunos de los capitanes orcos para que ayuden al personaje en su asalto al fuerte, y está la opción de controlar a todo orco que se cruce en nuestro camino, para tener las puertas de la fortaleza totalmente abiertas y únicamente tener que lidiar con el tirano.

Al final, el asedio a las fortalezas es la mecánica principal del juego. Mientras se es el atacante, el tener capitanes que ayuden al asedio ofrece diferentes ventajas a Talion, como bestias de asedio, cuerpos de orcos de diferentes clases, monturas para los orcos, etc. Cuando se es defensor, esos mismos capitanes, si es que no murieron durante el asedio, ofrecen mejoras defensivas para mantener el control de la fortaleza en caso de un ataque del enemigo, que para el momento del end-game, es el propio Sauron en búsqueda de recuperar su control [VIDEO] de la región.

Anuncios

El combate vuelve a hacer su triunfal regreso en Shadow of War, ahora aún más fluido y con más habilidades que antes. Tras haber ya vivido un tiempo con Celebrimbor en su cuerpo, Talion se ha vuelto un poco más ágil, y se ve reflejado al momento de pelear contra las hordas de orcos que pululan en Mordor, y las bestias como los graugs, caragors y los dracos, a quienes también se puede controlar. Lo que significa que ahora Talion y Celebrimbor pueden volar por los cielos infundiendo terror a sus enemigos desde las alturas.

La historia es un desastre

En el apartado de la historia, no es el punto más fuerte. Desde un punto de vista de fanático de ESDLA, la historia es un desastre, rompiendo innumerables cánones establecidos en la literatura, sin embargo, se puede pasar por alto si uno no es seguidor de los libros. En esta ocasión, la aventura inicia con la caída de Minas Ithil, el último bastión humano en Mordor, que es capturado en una última y gran resistencia de los soldados de Gondor, por el mismísimo Rey Brujo, el Nazgûl de más alto rango, y el mejor lugarteniente de Sauron, quien convierte a la ciudad, renombrada como Minas Morgul, en su bastión y centro de operaciones. Y también, como ya había sido anunciado, también nos encontramos con Ella-Laraña, una gigantesca araña que servirá como una especia de guía para Talion, pero Celebrimbor tiene sus reservas sobre la supuesta aliada. En realidad, la historia es algo que necesita estar en el juego, pero que tampoco brilla por sí misma.

El peor punto de Shadow of War: La repetición

Casi no existe variación en el tipo de misiones, el gameplay se vuelve repetitivo muy rápido. Llegas a una nueva región, matas o controlas a los orcos, tomas la fortaleza, encuentras los objetos coleccionables, haces las misiones de Celebrimbor, encuentras los recuerdos de Ella-Laraña, haces las misiones de Eltariel, viajas a una nueva región, repites los pasos anteriores. Tal vez una bocanada de aire fresco es las partidas online para conquistar fortalezas de otros jugadores. Si bien las peleas y la historia enmascaran un poco esta repetición, es innegable que puede llegar a ser tedioso.

Al final, Middle-Earth: Shadow of War logró repetir el buen sabor de boca que traje su antecesor a los juegos basados en ESDLA, y mejoró muchas de las cosas que hicieron grande a la primera entrega. Si eres fan de la obra de Tolkien, es un juego imperdible que te atrapará al darte la posibilidad de explorar Mordor, una zona que nunca se ve en los libros. Si no eres fan, puedes tener por seguro que te esperan varias horas de diversión y acción con una mezcla perfecta de sigilo, que te mantendrá con las manos en el control.

Mi calificación: 8.9/10

Desarrollador: Monolith Productions

Publisher: Warner Bros. Interactive Entertainment

Director: Michael de Plater

Plataformas: Microsoft Windows, PlayStation4, Xbox One

Género: RPG, Acción

Fecha de salida: 10 de octubre de 2017 #PlayStation #Videojuegos