Anuncios
Anuncios
3

Diez de la mañana para ir a mi cita, el calor [VIDEO] por los pasillos acelera mi pulso y comienzo a sudar a cada paso apresurado que doy. Observo que hay miradas pérdidas y que encuentran el gusto de ellas por alguien que va mientras ellas vienen. Camino más aprisa para coger el vagón de #Metro que me llevará a la terminal. [VIDEO]

Llego a la parada, espero mientras el sudor recorre mi frente, saco mi teléfono, veo la hora y pienso que no alcanzaré el autobús y pienso que llegando a la terminal esperaré media hora más, me frustro. Para calmar mi enojo, saco un libro, pero se me antoja leer lo que hay en un diario muy reconocido de la ciudad, puesto que en el trabajo he encontrado un artículo interesante.

Anuncios

Me dirijo al puesto de periódico improvisado que hay en el túnel, regreso al andén; tres minutos más tarde siento una brisa fría del lado izquierdo de la mejilla, observo unas luces a lo lejos, sé que es el metro. Se detiene, abre las puertas y espero a que baje la gente, subo y me quedo en la entrada parado, observando y evitando los empujones que la gente hace.

Dentro del vagón

Saco aquel diario que compré, me coloco de perfil hacia las puertas de aquel vagón. No tardan en transcurrir diez segundos cuando escucho murmullos frente a mí; los ojos se enfocan en aquella “pareja”. Una chica y un chico ríen, se tocan las manos, y se sonríen.

El joven se acerca lentamente a la respiración de aquella chica, pero aquel disparo de los labios se desvía a l oído de la chica; la mirada de aquella mujer se pierde desilusionadamente por las ventanas de aquel vagón, pero sonríe, pues sus manos están tocando las del chico.

Anuncios

El cual se sonroja y muerde sus labios mostrando nerviosismo, arrepentimiento.

Siguen charlando, ríen; las miradas no se pierden de vista, las sonrisas son correspondidas. Ella coloca sus manos en las mejillas de su acompañante, él se pone nervioso, sonríe, quiere ocultar su rostro, pero eso no impide que las miradas, los nervios y los suspiros se busquen para ser correspondidos.

Los observo y una ligera sonrisa, cómplice e intuitiva se asoma. Una señora sentada me observa con mirada fija y seria. La chica que acompaña al joven busca como acercarse al rostro de él para… platicarle algunas cosas, el joven voltea hacia muchos lados, y sólo baja la mirada acompañada de una sonrisa.

Descenlace

El metro se detiene, la señora sentada se levanta y los voltea a ver de una manera burlona. Ellos no hacen caso y se bajan, no sin antes, que alguno de los dos decida tomar la mano del otro…

Observo que ambos ya están en el andén caminando, voltean, y sonríen. #México