Anuncios
Anuncios
7

Después del movimiento Dada en Europa, el arte comenzó una división entre lo figurativo y lo abstracto que perduraría hasta la década de los años 50. El eje internacional de la vanguardia pasaría a Nueva York donde se acunaba el Arte Pop, en Francia sin embargo, nacido en Niza en 1928, #Ives Klein vendría a dar un golpe contundente a la teoría de arte.

Padre figurativo y madre cubista, "el neorealista" estudió en la Marina Mercante y se formó bajo la disciplina del Judo antes de comenzar su carrera. Con sus amigos dividió el universo; Arman la tierra, Pascal las palabras y para él quedaba el azul del cielo y aquello más allá cerca de la divinidad.

El MUAC ha montado una muestra de pinturas monocromáticas, películas y sonidos

Todo esto sintetiza el furor de Ives Klein a partir de 1955 y hasta su prematura muerte en 1962.

Anuncios

La escena parisina le procuró el impulso necesario para llevar a la realización series de paneles de un solo color que fueron depurándose hasta llegar al azul que más tarde patentó como su marca. Influido por la filosofía de Lacan y de Freud, su obra hace un trazo hacia la metafísica del uno, entre la repetición y el vacío.

Su estela radical comenzó después de participar en la Galería Colette Alledy en 1956 haciendo variaciones monocromáticas, realiza una muestra en Milán exclusivamente para el azul para comenzar a desmaterializar su arte que para 1957 con Iris Clert se fundía con la acción de dejar al aire un centenar de globos azules.

Lo que siguió en su carrera sorprendió incluso al más escéptico pues para enfatizar en la ilusión de la materia, realizó una muestra en la cual no había nada.

Anuncios

La misión era entregarse al vacío con un mensaje en cuanto a la espiritualidad. Tres mil invitados hicieron antesala ante cortinas y cocteles azules; incluso la policía tuvo que visitar la galería cuando la gente comenzó a perturbarse.

Era tal la fama del treintañero que los alemanes, encantados lo comisionaron para hacer la decoración de una ópera con su famoso azul, a lo que siguieron muestras de esponjas a modo de esculturas que pretendía suspender en el aire o hacer cinéticas en colaboración con su amigo Jean Tingueley.

No conforme con semejantes osadías a continuación decidió desprenderse de la acción de pintar comisionando a jóvenes mujeres quienes le servían de pinceles. La técnica era performática, tratando de captar la inmediatez de las emociones primitivas de las damas embadurnadas de azul embarrando o imprimiendo sus siluetas en el canvas a un tiempo que sonaba su sinfonía monótona.

También en el campo de la experimentación musical, adelantándose a John Cage, su obra hecha en su primera juventud y representada como leit motiv de su persona consistía en tocar 20 minutos una sola nota seguida de 20 minutos de silencio.

Las Antropometrías que representaban el arte cavernario derivaron en Cosmogonías en las cuales usaba los elementos; su interés alquimista fue en aumento, siendo precursor también de pinturas que ardían por espacio de minutos dejando las cenizas y la impronta de la acción.

Anuncios

Ives llegó a convencer a sus clientes de comprar el vacío mediante un negocio para el cual firmaba un recibo que más tarde debían quemar a un tiempo que él soltaba una lámina de oro en un río.

Regresando al azul. fue genial su apropiación de la Victoria de Samotracia, la Venus del Milo y su versión de la lluvia; pintando de azul globos terráqueos, creando relieves con esponjas e incluso con la audacia de iluminar de azul el Obelisco en la Plaza de la Concordia.

Más tarde usando la fotografía y elaborando su propio Journal de un día, se hizo fotografiar dando un salto al vacío representando la ilusión de un instante de elevación antes de caer; así criticaba también a la humanidad por su intento fatuo de alcanzar las estrellas.

Al final de su carrera, Ives incursionó quemando superficies de conglomerado que dejaban una cicatriz matizada por la aplicación de agua

Todo esto puede admirarse con distintas tecnologías en el Museo Universitario con la insinuación del concepto de lo que hay más allá, en la unidad del azul absoluto, el rosa y el dorado que los funden así mismo con la palabra de Dios. #UNAM #MUAC