Varios son los artistas y colectivos culturales que se han manifestado en el contexto del repudio al mal gobierno que se vive hoy en día en nuestro país, y a pesar de que existen críticos que lanzan observaciones viscerales contra estos grupos, el ser y el estar consciente de la realidad política no hace para nada mal.

Por el contrario, el tener consciencia política hace poner los pies sobre la tierra, observar con detenimiento el sentir y el actuar del hombre y la relación con sus semejantes. No resulta casual que en un momento dado el filósofo griego Aristóteles haya dicho que el ser humano es un animal político. Sin embargo, esto precisamente no quiere decir que alguien que tenga conciencia política tenga que pertenecer a un partido. En algunos casos puede suceder así. No obstante, no hay que confundir el ser partidista con el ser político. El no diferenciar estos términos puede conducir a los críticos en turno a tener una visión equivocada de sus opiniones y conjeturas sobre política y arte. Es por esto que en muchas ocasiones los integrantes o militantes de un partido político califican a los artistas o colectivos culturales como desfachatados cuando en realidad son apartidistas. Y se arma la de Troya.

Más allá de abordar los temas partidistas, el objeto de esta opinión es aclarar que la conciencia política está presente en todo momento y, particularmente, en eventos culturales que reúnen a varios colectivos y artistas. Es por esta razón que los grupos artísticos se han manifestado y han apoyado la causa desde su trinchera. Como lo hicieron recientemente varios grupos musicales en Chilpancingo, Guerrero, para apoyar la causa de Ayotzinapa. Por desgracia hubo boicoteos y no todo salió como se esperaba. 

Es por esta razón que, así como resulta muy válido canalizar la rabia, el rencor y el coraje ante una injusticia de la que hayamos sido objeto a través de las marchas como la que se realiza recientemente por la desaparición que sufrieron los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, asimismo la indignación y el coraje pueden ser canalizados mediante la #Música, la pintura, la danza, el teatro, la literatura, entre otras. El arte, el buen arte, amén de ser subversivo, transgresor y libre, también es un muy válido medio de expresión individual y colectiva.

En estos tiempos de oscuridad y violencia, de mentira y corrupción, tal vez lo único verdadero que podamos experimentar los seres humanos sea precisamente el arte, aquél que mueve conciencias, el que toca fibras sensibles y te puede hacer gritar de la emoción, cantar o bailar. Por esta misma razón no está demás asistir a este tipo de movimientos artísticos que se solidarizan con el pueblo y que apoyan una causa, en lugar de boicotearlos para que no se realicen. #Manifestaciones