¿Por qué el hombre mexicano necesita hacer ver a una mujer quién manda en la casa? ¿Cree que si no muestra su machismo no es un hombre? ¿Tiene miedo de pasar por un flojo dominado por su esposa? Son tantas las preguntas que podemos hacer al respecto que no alcanzaría el día.

El hombre mexicano necesita sentir que es respetado en todos los órdenes: en el trabajo, delante de los amigos y familiares, ante su esposa e hijos. Pero es tan lamentable que un hombre haga eso, porque en realidad lo que está queriendo decir es que si no actúa de esa forma no se le considera un hombre de verdad.

El hombre mexicano debe cambiar esa mentalidad cerrada que tiene, pues lo que tiene es miedo, a enfrentarse a una realidad, a que una mujer lo supere en diferentes órdenes de la vida.

Si es en el trabajo, el hombre hace gala de su imposición y no es así, es compartir un trabajo para que una empresa camine. Si el hombre trabaja y la mujer también no significa a ver quién de los dos gana más, y si la mujer obtiene más ingresos que el esposo ¿qué? ¿Acaso no todo va a parar para gastos de la casa? ¿Se va a humillar a una mujer por ganar más dinero que el esposo? Porque muchos prefieren esto, que se queden en la casa o hacer trabajos de servidumbre antes que ver a sus esposas que sean independientes.

Ellos piensan, "soy el jefe de familia y se hace lo que digo yo, y no lo que los dos hemos decidido de a dos", eso no existe que la mujer tenga voz y voto, puede tener voz, pero el hombre es el que tiene la última palabra. Ese pensamiento, es un pensamiento bajo, sin sentido, vulgar.

Aunque, últimamente, la juventud mexicana está cambiando, por suerte. Las jóvenes no se dejan mandar por sus novios. Si algo no les gusta a las mujeres, se lo dirán en la cara al joven y es lo correcto. Cada uno en su lugar, pues nadie es más que otro ni menos que nadie. Y no porque la mujer no obedezca, en un acto de cobardía, el hombre les levante la mano, para decir "aquí el que manda es tu hombre".

Se debe definir en una pareja o familia, que ciertas actividades las debe realizar el hombre y ciertas actividades las pueden desarrollar las mujeres, pero cada uno cumpliendo sus propias obligaciones y responsabilidades. Caminar juntos en la vida respetándose mutuamente es la clave para que una mujer y un hombre puedan ser amados, respetados desde cualquier objetivo que se plantee. #Psicología