Unas 200 personas se manifestaron este jueves por la muerte de Rumain Brisbon, joven de raza negra de 34 años, que murió tras recibir varios disparos de un agente de policía en el estado de Arizona, en Phoenix.

A esta indignación se le sumó la que suscitó el veredicto de un juzgado de Nueva York en el caso del policía Daniel Pantelao, que no tendrá cargos penales por su presunta responsabilidad en la muerte Eric Garner, enfermo de asma de 43 años que murió en sus manos, tras aplicarle una llave ilegal en su detención, que también era negro. Estos lamentables casos se suman a la larga lista de muertes y abusos policiales hacia las etnias suramericanas y afroamericanas sin que finalmente haya castigo penal. Por esto, la ciudadanía a dicho basta y lo está expresando en las calles. 

Ayer se desarrollaron multitud de movilizaciones en contra del racismo policial, por lo que se han podido ver multitud de protestas. Las manifestaciones, que se desarrollaron sin que hubieran incidentes de trascendencia, y se desarrollaron principalmente en las zonas céntricas de la ciudad y por el suroeste de la Isla de Manhattan, aunque también hubo concentraciones donde sucedió la trágica muerte del joven Garner, en el barrio de Staten Island.

Las más multitudinarias fueron las de la plaza de Times Square, la de la estación Grand Central y sobre todo la que tuvo lugar la noche del miércoles en las inmediaciones del Rockefeller Center ya que cuando los turistas acudían a contemplar el tradicional árbol de navidad del famoso barrio neoyorkino, presenciaron a los jóvenes protestando por la situación que vive la ciudad al respecto.

Pero ahí no queda la cosa, ya que para el próximo día 13 hay organizada una gran manifestación en Washington para "recuperar el alma de las movilizaciones de los 60" y conseguir "cambiar el sistema", afirmaba el polémico reverendo Sharptom, en la sede de Harlem de la National Action Network, una de las principales organizaciones de defensa de los derechos de la comunidad afroamericana de Nueva York. 

Y es que como el mismo reverendo decía, es lamentable que en pleno 2014 estemos como en los años 60, y es que en el fondo es cierto lo que declaró el actual alcalde de Nueva York, Bill Blasio que ha dicho que "no estamos ante un problema de 2014, estamos frente a siglos de racismo"