El gobierno de Nicolás Maduro se tambalea, según una última encuesta de Datanalisis, un 87% de los venezolanos rechazan abiertamente la gestión del mandatario, las arcas del estado están seriamente comprometidas, por lo que comprar conciencias a base de petróleo ya no es tan fácil, y "amor con hambre no dura"; lo último en su contra, viene del "imperio yanqui", como lo suele llamar el mandatario venezolano copiado textualmente de su antecesor.

El Senado de los Estados ha aprobado una medida en contra de altos funcionarios del régimen venezolano, Nicolás Maduro respondió a este hecho con el siguiente mensaje: "Ahí está el imperialismo estadounidense conspirando todos los días, el día de ayer el Senado de los Estados Unidos, insolentes senadores norteamericanos, insolentes imperialistas del senado, aprobó una resolución y que para sancionar a Venezuela, ¿Quién es el Senado de Estados Unidos para sancionar a la patria de Bolívar?", manifestó el mandatario claramente conmocionado y enfurecido, desde una acto que se celebró ayer 9 de diciembre por motivo de la conmemoración de la Batalla de Ayacucho.

La medida tomada por el Senado norteamericano consiste en un paquete de sanciones contra altos funcionarios del régimen involucrados en la violación de derechos humanos a civiles disidentes y líderes opositores, la medida fue adoptada por unanimidad luego de que la senadora demócrata Mary Landrieu, que tenía bloqueada la iniciativa alegando su temor de que el régimen venezolano se ensañara despidiendo trabajadores de Citgo (planta petrolera venezolana que se encuentra en el estado de Luisiana), perdiera su escaño en las elecciones ante el republicano Bill Cassidy.

Las sanciones consisten en suspender el visado y congelar las propiedades de bienes e inmuebles, incluso cuentas bancarias que estos funcionarios del régimen poseen en suelo estadounidense; según fuentes cercanas al proyecto de esta ley, la lista preliminar es de al menos 56 funcionarios venezolanos.

El senador por el estado de Florida Marco Rubio fue el que tomó la iniciativa de esta medida, que inmediatamente fue respaldada por la mayoría del senado, pero no fue sino hasta ahora que sus esfuerzos dieron fruto, por lo que en un comunicado manifestó "Los Estados Unidos respaldan al pueblo de Venezuela en la lucha contra sus opresores en el régimen de Nicolás Maduro. Este es un paso largamente esperado pero importante para demostrar el compromiso de estados Unidos con los derechos humanos y las aspiraciones democráticas del pueblo venezolano, en palabras y en acciones".

El régimen en Venezuela emprendió una represión sin precedentes contra estudiantes y opositores que se manifestaron en su contra, estas represalias dejaron 43 muertos, unos 900 heridos y más de 2 mil detenidos, de los cuales actualmente más de un centenar aún continúan presos desde el pasado mes de febrero, junto con uno de los mayores líderes de la oposición Leopoldo López.