Tratemos de usar cosas que tengamos en casa para limpiar. Es normal que la ama de casa es más práctica y prefiere para limpiar ir al mercado a comprar lo necesario para la limpieza de la casa, prendas, y demás cosas. Pero, ¿para qué gastar, si tenemos todo en casa y al alcance de nuestras manos sin gastar un solo peso?

Nuestra primera sugerencia es la siguiente: tener detergente, que lo podemos hacer nosotras mismas con los restos de jabón, el vinagre, el bicarbonato de sodio, el limón y el azúcar.

Lo único que debes comprar son esponjas de acero, esponjas comunes, trapos para repasar y trapos para secar.

Bien, con todo eso, les sugerimos lo siguiente, en un recipiente de un litro colocamos agua tibia, seguramente, les han quedado esos restos de jabones que no saben qué hacer, pues los sumerges en ese recipiente, déjalos unas horas hasta que se hayan derretido bien. Con un embudo y una botella de atomizador eso que les sobra de un sacamanchas por ejemplo, colocan esa agua jabonosa, lo cierras y ahí tienes para poder limpiar los platos, cubiertos, etc. no necesitas esos detergente que te hacen creer que con mucha espuma, lava mejor.

Pasemos al vinagre, el vinagre tiene varias propiedades, una de ellas es desinfectar, así que, ahí tienes para repasar todo lo que se te ocurra, si pues sirve para repasar sillones, sillas, alacenas, utensilios, pisos, etc. también es un gran aliado para en el último enjuague de vuestro cabello y se vea más brillante y sedoso, le echaran un chorrito de vinagre de alcohol, cuando se seque vuestros cabellos, verán lo brillante y sedoso que queda.

El bicarbonato de sodio, tiene la propiedad de abrillantar objetos, esto es: cubiertos, vajillas de plata, cacerolas de acero inoxidable, los grifos de la cocina y baño.

El limón es otro que combate las bacterias y gérmenes, si no tuvieras vinagre, puedes reemplazarlo con chorros de limón, para limpiar pisos con 8 o 12 gajos es suficiente para mantener a rayas los gérmenes y bacterias que pueden quedar de los restos que por allí no hemos repasado, especialmente en los rincones de cada parte de nuestra casa.

¿El azúcar para qué sirve? Para rasquetear las zonas difíciles de la casa, como por ejemplo los esquineros, que tanta suciedad acumulan.

Esperamos que todos estos consejos les sirva para ahorra tiempo y dinero. #Familia #Trabajo