Cuando en una reunión, familiar o amistosa, sale a relucir el tema de la telepatía, pueden oírse opiniones de todos los colores. Y si ya hablamos, de la que se produce en y con los #Animales, apaga y vámonos. Palabras como, sobrenatural y paranormal y unas cuantas risotadas flotan en el aire y, aunque aún no ha podido demostrarse fehacientemente, hay profesionales de la ciencia que arriesgan su nombre y su reputación en este tipo de investigaciones. Demostrado o no, es evidente que ocurre. Véase del lado que se quiera. Aunque voy a poder extenderme muy poco, me gustaría dejaros unas pinceladas sobre este tema que, quizás, hayas experimentado, alguna vez, en carne propia.

Quiero presentaros a Xiomara Rodríguez, etóloga colombiana y a Rupert Sheldrake, científico inglés, Universidad de Cambridge. Ambos tienen algo que contar.

Sheldrake es uno de esos científicos valientes, y brillantemente acreditado, que le ha plantado cara a todo un colectivo de colegas que lo consideran un peligro para la ciencia, porque duda del modelo de poder que emana del conjunto de científicos, aquellos que no se atreven a posicionarse sobre el fenómeno de la telepatía, en la mayoría de los casos, por temor al ridículo. Este científico que, en su día, aseguró que cada especie animal, incluido el hombre, posee un área de memoria propia ("resonancia mórfica") ahora plantea si el proceso de la telepatía se produce a través de áreas comunes de información. Se trataría de grupos sociales y de relaciones, donde éstas áreas resultan más potentes por la mera cercanía, tal vez emocional. Si tus pensamientos son buenos, no hay nada que temer sin embargo, en un artículo anterior, hablé de exhaustivos experimentos, donde se comprobó cómo un pensamiento grupal puede ser bastante peligroso

Tras quince años de experimentación con animales y, en particular, con mascotas, afirma que más de la mitad de los perros puestos a prueba intuye la llegada de su dueño quince minutos antes de que se produzca, sin que exista una hora de llegada habitual ni el motor de un vehículo que lo delate. Entre los gatos, el resultado fue tan sólo de un treinta por ciento. Sorprendentes anécdotas y resultados que puedes encontrar en el historial del científico.

Por ahora, Sheldrake deja sobre la mesa esta teoría sobre la existencia de "campos morfogenéticos de información", a través de los cuales se produciría la transmisión entre una diversidad de individuos vivientes del planeta (telepatía). Digamos que, una vez generada una idea, ésta se convertiría en accesible para el colectivo de una especie, sin tan siquiera tener contacto físico.

Xiomara Rodríguez, nuestra etóloga, posee desde muy pequeña el don de la telepatía con animales. Esto llegó a causarle problemas de comprensión en su entorno familiar y social, amén de lo inexplicable de lo que estaba experimentando. Hoy, es requerida por el cuerpo de policía de su país, veterinarios y demás personas que buscan su ayuda para interpretar el silencioso lenguaje de sus mascotas. Te invito a que conozcas más sobre esta extraordinaria mujer y sus centenares de experiencias.