El periodista Julio Scherer García murió el 7 de enero de este año a los 88 años de edad a causa de un choque séptico, como consecuencia de problemas gastrointestinales que lo mantuvieron enfermo durante los dos últimos años. Nació en la ciudad de México el 7 de abril de 1926, hijo de padre banquero y madre porfiriana, fue un destacado periodista y escritor. La noticia ha cimbrado a los medios nacionales por el referente indudable en el ejercicio periodístico que lo caracterizó desde su juventud hasta el último día de su vida.

A pesar de que se matriculó en la Facultad de Derecho y Filosofía de la UNAM, no terminó ninguna de las dos carreras y se dedicó de lleno al periodismo en el diario Excélsior, donde desempeñaba esta labor apasionadamente tanto que consumió gran parte de su tiempo y fue determinante para dejar los estudios universitarios.

Fue el gran entrevistador de personajes de la historia contemporánea de Latinoamérica, tales como El Subcomandante Marcos, Rafael Caro Quintero, Augusto Pinochet. "Si el diablo me concede una entrevista voy al infierno por ella", fue una de sus frases célebres que representaban su ideología. Fue el fundador de la revista Proceso, que tuvo inicios muy humildes en una casa rentada, luego de que en sus tiempos como reportero y director del Excélsior, considerado el mejor diario del país en 1968-1976, fue víctima del gran golpe dado a este diario por el infame gobierno de Gustavo Díaz Ordaz.

Escribió 18 libros, algunos de los más destacados son Parte de Guerra, publicado junto con Carlos Monsiváis, considerada una de sus obras más importantes del periodismo, y Los Presidentes, un auténtico best-seller recomendado y estudiado en aulas de las carreras de Comunicación. Obtuvo asimismo importantes premios y reconocimientos por su labor periodística y profesional, como el Premio Nuevo Periodismo CEMEX+FNPI y el Premio Nacional de Periodismo de México en 1998.

Fue gran amigo y colaborador de otros periodistas y escritores como Carlos Monsiváis y Vicente Leñero, cultivó asimismo muchas amistades con sus colegas. Se destacó por su postura crítica y ser figura de la prensa que no se cohibía ante el autoritarismo imperante. Un adiós y un sincero reconocimiento al maestro don Julio Scherer García. Descanse en paz.