Antes ya había mencionado que estoy inscrita en una página para conocer personas, honestamente no me puedo quejar, ahí he conocido personas que ahora son parte importante en mi vida; no obstante, desde que me separé (hace año y medio) no he tenido una relación de noviazgo.

Cuando comienzo a chatear con alguien nuevo, siempre surge la pregunta ¿tienes novio?, después de responder: no, no tengo novio, preguntan ¿por qué si estás tan linda? nunca he sabido qué responder a eso.

La respuesta que doy en ese momento es: no sé, supongo que no se han dado las cosas.

Sin embargo, después me quedo pensando ¿por qué me lo preguntan?, posiblemente sea sólo un pretexto para decir que les parezco linda, pero mi mente va mucho más allá…

Algunas veces imagino que ese cuestionamiento es parecido a cuando vamos a elegir dónde comer, estamos en un lugar en el que se sitúan varios establecimientos de comida y miramos a uno y otro lado tratando de decidir, ubicamos un lugar que se ve bien, sin embargo está vacío, entonces una voz en nuestra cabeza nos dice "algo debe estar mal si nadie quiere comer aquí", seguimos con nuestra búsqueda y nos percatamos que hay otro lugar que está lleno de comensales, inmediatamente pensamos "ese debe ser un buen lugar" y nos apresuramos a entrar.

Otras veces soy más optimista, supongo que esa pregunta esconde miedo al rechazo, me veo a mí misma como la quimera inalcanzable, la mujer con la que muchos quieren estar pero nadie lo ha conseguido, quizá me vean como un desafío… la cima que no cualquiera podría conquistar.

¿Qué debería responder entonces? "no tengo novio porque nadie quiere aventurarse a conocerme"; o bien,"no tengo novio porque nadie ha merecido tal honor"

Ninguna de las dos, mi respuesta (la más realista) es: no tengo novio porque aún no es el momento, sigo ocupada enamorándome de mí.

Pronto será día de San Valentín y sólo tengo un plan para ese día, estar con la persona que siempre va a estar conmigo, la persona que me va a amar por sobre todas las cosas y que nunca me va a abandonar… Yo misma. #Psicología