Lucha por causas injustas, es quizá el tema central de este ensayo. La raíz del problema de las #Manifestaciones siempre serán por luchar por causas injustas. Estos son un reflejo de los valores y compromiso que tiene una ciudadanía frente a los hechos de injusticia, violencia, violación de derechos humanos y causas injustas provocados por instancias sociales, grupos o personas.

Las manifestaciones en la ciudad de México, cuestiones históricas.

A través de la historia se puede afirmar que en la ciudad de México siempre han existido y seguirán existiendo marchas y manifestaciones por situaciones injustas. Solo basta mostrar nuestra historia y recordar, por ejemplo, la manifestación en Tlatelolco que terminó en muchas muertes injustas por parte del gobierno, hasta en las actuales donde se lucha porque se haga justicia por los 43 normalistas desaparecidos.

Por lo que se puede concluir que existe una instancia corrupta que intenta velar o cegar a la sociedad de los hechos injustos, sea a través de la represión física o la represión en medios de comunicación donde se maneja la información a su conveniencia.

Lucha en contra de organismos con posturas injustas

Lo que sí debería de permanecer en nuestra sociedad es esa cultura de manifestar y no quedarse sin expresar lo que está sucediendo en nuestra sociedad. La lucha en contra de organismos, grupos de poder o personas puede continuar, siempre y cuando no se excedan los límites de violencia, destrucción del patrimonio cultural, de negocios y centros.

Un espíritu crítico es lo que se requiere en nuestra actualidad y de líderes críticos constructivos, que en vez de levantar al pueblo a hacer desmanes, se levanten de forma pacífica e intelectual para proponer mejorías y soluciones en los sistemas corrompidos.

Las represiones sociales e intentos de manipulación de los medios de comunicación siempre existirán. Lo que importa es que cada uno forme una postura crítica frente a estas situaciones de injusticia y asociarse en comunidad para luchar porque se haga justicia.

Como lo ha mostrado nuestra historia en la ciudad de México y en el país las causas injustas seguirán existiendo y lo único que importa es como sociedad que hacemos para transformar ese sistema corrupto que intenta sofocar a nuestra sociedad y atarnos de manos.

Esa lucha que ha sido legado de muchos combatientes ideológicos y sociales y que se han manifestado y alzado pacíficamente por defender los derechos. Un gran ejemplo de ello fue Gandhi que consiguió la libertad de su país sin armas.

No podemos quedarnos con los brazos cruzados siendo apáticos frente a problemáticas que nos conciernen como sociedad. Un gran ejemplo fue la pasada manifestación en Francia que movilizó a más de 3 millones de personas por el atentado terrorista de los islámicos.