El pasado martes fue anunciado por el presidente de México, Enrique Peña Nieto, el nuevo titular de la Secretaría de la Función Pública, su nombre, Virgilio Andrade Martínez, en esta ocasión como en muchas otras, los mexicanos estamos a la expectativa de conocer cuál será la línea ética y política que definirá el rumbo de este país en materia anticorrupción, por lo menos lo que resta de éste sexenio; sobre todo, porque el presidente Peña Nieto se le ha adelantado al Congreso, estos aún no definen las bases sobre el Sistema Nacional Anticorrupción en México.

Es bien sabido que el Secretario Andrade Martínez es amigo y ha sido colaborador cercano del presidente Peña Nieto y por ende del PRI.  Para muchos, el nombramiento de este nuevo Secretario es centralizar el tema de la corrupción e impunidad en México, para que a final de cuentas el resultado sea el mismo, no se puede entender cómo un amigo del presidente es quien investigará y evaluará las acusaciones por las cuáles en los últimos meses Peña Nieto junto con su esposa y el Secretario Videgaray han estado expuestos por la sociedad no sólo mexicana, sino también internacional de la compra de casas valuadas en millones de dólares a Grupo Higa, quien a su vez se ha visto beneficiado por jugosos contratos que el Peña Nieto ha dejado a su disposición.

Enrique Peña está consciente de las reformas estructurales en materia anticorrupción, sin embargo, la subordinación de estos sectores hacia la misma Presidencia de la República, termina dañando y "amañando" la "buena voluntad" de estas.

Es un requerimiento urgente en este país, un contrapeso en la toma de decisiones en todos y cada uno de los ámbitos que conforman al Estado Mexicano, la sociedad en su conjunto se encuentra decepcionada y defraudada por saber que aún no hemos encontrado la manera de encaminar a éste bello país hacia un futuro prometedor y confiable.

En definitiva, para que un país funcione con claridad y transparencia, es menester que los funcionarios públicos no importando el cargo que desempeñen, actualicen y declaren sus bienes inmuebles, de otra forma se convierte en conflicto de interés; por supuesto, éste es otro pendiente que apenas está por legislarse. #Gobierno