Durante la pasada reunión semestral de La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) celebrada en ciudad de Panamá el pasado 7 de marzo, se alertó sobre las restricciones que los gobiernos imponen a la libertad de expresión y al periodismo de opinión en general, el problema de la libertad de expresión, según la SIP, compete al continente entero.

Los gobiernos están utilizando el #Internet y las redes sociales para espiar y amedrentar a periodistas, práctica que infortunadamente va en aumento, aseguraron varios expertos ahí reunidos

"Hemos señalado con profunda preocupación cómo muchos gobiernos bajo la excusa de amenazas terroristas, la seguridad nacional o el Secreto de Estado utilizan sistemas de vigilancia y espionaje sin orden judicial", dijo el presidente de la SIP, Gustavo Mohme.

Se busca limitar las críticas de periodistas, líderes de opinión y ciudadanos en general, algo que con el uso de las nuevas tecnologías cobra más auge, la información está disponible para las masas y es difícil de ocultar, los grandes avances tecnológicos acortan los tiempos y las distancias y los ciudadanos del mundo están cada vez mejor informados. Sin embargo los gobiernos de los países más poderosos también emplean los mismos recursos para mantener una supervisión y control de la información cada vez más estrecho mediante el espionaje de las redes. Jane Kirtley, profesora de la Universidad de Minnesota en los EEUU señalo que: "Existe una amenaza a la libertad de expresión en el mundo y me preocupa lo que sucede"

Aun y cuando la vigilancia del ciberespacio por parte de los gobiernos no es algo nuevo si lo es el claro aumento de estas prácticas los servicios de inteligencia de esos países se esfuerzan por ejercer una mayor supervisión bajo la justificación de que se trata prevenir actos terroristas o ciberataques, pero en realidad se busca acallar las críticas a sus políticas.

En México con la reformas a la Ley de Telecomunicaciones se estaría dando libertad al gobierno para suspender de ser necesario los servicios de internet, permite que el gobierno ordene a las empresas de prestadoras del servicio suspender el servicio en zonas y momentos específicos, e inclusive instituciones como el Ejército o el Cisen tendrían acceso a los datos de los usuarios. Todas estas prácticas coercitivas van en aumento en el mundo y atenta contra la libertad de expresión.

Joel Simon quien es director ejecutivo del comité para la protección de periodistas de Nueva York señalo que la búsqueda del control de internet por los gobiernos es: "una amenaza a la libertad de expresión en todo el mundo", donde el imperio de la ley "está siendo socavado" por este tipo de medidas. #Derechos