MVS Radio reveló el 16 de marzo, que terminó su relación de trabajo con Carmen Aristegui. La radiodifusora explicó que no está de acuerdo con el 'ultimátum' de la periodista.

"MVS Radio ha dado por terminada la relación de trabajo que tenía con la periodista Carmen Aristegui Flores, en virtud de que la periodista fijó como condición para resolver el problema que enfrentamos la reinstalación de dos de nuestros colaboradores", destacó MVS.

El conflicto entre la periodista y la empresa comenzó el viernes 13 de marzo y se originó por el despido de Daniel Lizárraga e Irving Huerta. Ambos periodistas fueron los investigadores que sacaron a la luz el caso de la Casa Blanca, propiedad de la familia presidencial y el reportaje sobre Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, sobre la red de prostitución en el PRI.

Daniel era coordinador de la Unidad de Investigación del equipo de Carmen Aristegui, por lo que fue un golpe certero al grupo de trabajo de la periodista.

El despido de éstos se debió, de acuerdo con la empresa, a un abuso de confianza al ligar MVS con Méxicoleaks sin el consentimiento de sus ejecutivos.

"Como parte de las medidas pertinentes que está tomando la empresa, para evitar el uso indebido de nuestros recursos humanos, tecnológicos, y materiales, el día de hoy dos reporteros, adscritos a la unidad de investigaciones especiales de Noticias MVS fueron separados por pérdida de confianza", destaca MVS Radio. El argumento es que ambos periodistas permitieron, con su decisión, el uso inadecuado de los recursos humanos, tecnológicos y materiales de la empresa MVS.

Ante esta situación, Aristegui dio un ultimátum a la empresa, señalando que "Lo que le digo a MVS es que la reinstalación de Daniel Lizarraga y de Irving Huerta lo comprenderán, es una condición irrenunciable para seguir adelante". Además de añadir que "Despedir unilateralmente sin mi conocimiento, sin mi anuencia por supuesto, a dos colaboradores como Irving y Daniel o cualquier otro es algo que rechazo categóricamente y que contraviene seriamente, el acuerdo fundamental de carácter incluso contractual entre MVS y yo". Sin la reinstalación de ambos periodistas se dejó en claro que no habría la posibilidad de que Carmen  Aristegui siguiera colaborando con MVS.

El conflicto tiene dos perspectivas. Por un lado MVS que defiende sus intereses que son el no permitir que alguien ajeno a ésta tome decisiones sobre el uso de sus recursos y la postura de Carmen Aristegui respecto a la censura de MVS que tiene por fin desestabilizar su labor periodística. El problema es el interés de una empresa contra el interés de una reportera.

MVS expresa en su comunicado "Lamentamos la posición de la conductora, pero como empresa no podemos aceptar condicionamientos y ultimatos de nuestros colaboradores. El diálogo, no se atiende imponiendo condiciones, sino escuchando a las partes y tratando de alcanzar acuerdos."

Está claro que Carmen Aristegui no es la empresa y,por eso mismo, fue despedida. El conflicto de trasfondo es la libertad de expresión y de trabajo, ya que ambos periodistas no tuvieron la posibilidad libre de decidir trabajar en conjunto con Méxicoleaks.

El interés que pesa más es el de la empresa. Tanto es así, que ésta decidió terminar su relación de trabajo con Aristegui. Ella tomó una decisión fuerte al condicionar a la empresa para seguir trabajando en conjunto, pero tampoco pudo haber un diálogo entre las partes. Por consiguiente, la solución era que uno de los dos cediera o que la empresa se desligara del problema. #México