Resulta una paradoja, siempre decimos que los #Niños son el futuro del mundo y con toda certeza que sí lo son, pero ¿qué pasa? ¿por qué se les excluye de la sociedad? ¿por qué los derechos de los niños no son una realidad de la cual todos y cada uno de los sectores de la sociedad debemos ser participes? 

En su última audiencia general que celebró el Papa Francisco ante miles de personas en el Vaticano, destacó la urgente necesidad y reclamó a la sociedad sobre las conductas excluyentes que se presentan con la niñez alrededor del mundo, en efecto, son muchos y muy variados los casos en que se violan sus derechos en cualquiera de sus etapas; sólo basta observar aquellas regiones del mundo en que sus guerras son imparables y los más agredidos son los niños, además, sólo basta observar que no es suficiente el apoyo que ofrecen los Organismos Internacionales y los Gobiernos alrededor del mundo para combatir hambrunas, sólo basta observar en las calles a niños que crecen en las calles, sólo basta observar a la cantidad de niños que migran con el objetivo de obtener mejores niveles de vida ó porque van en busca de alguien, sólo basta observar a padres que se creen con el derecho de quitarle la vida a un ser humano, a través de golpes, maltratos, insultos; en fin, todos los casos que acabo de mencionar, sin lugar a dudas dejarán huellas imborrables en las pequeñas mentes y corazones de nuestros niños; estos pequeños crecerán y le cobrarán a la vida lo que la propia vida no les pudo dar.

Tan sòlo en México y de acuerdo a cifras del DIF Nacional, en el año 2013 se contabilizó la cifra de 25 mil 700 niños que fueron ingresados a albergues públicos o privados; de los cuales 6341 estuvieron por abandono, 4841 por maltrato y el resto por otros motivos como: orfandad, expósitos, crimen organizado, tráfico de menores. Durante el año 2012 ingresaron 17 mil 522 niños,  desafortunadamente las cifras siguen aumentando.

Sin embargo, no es tan complicado ofrecer una vida digna, justa y llena de amor, educación y principios a todos nuestros niños, podemos empezar por nuestras casas con nuestros hijos, sobrinos, etc y definitivamente denunciar el maltrato en cualquiera de sus modalidades, de esa forma comenzaremos a fomentar un mundo sano y libre de violencia que más tarde ejercerán los niños cuándo crezcan. #Familia