El caso Ayotzinapa ha dejado mucho que desear para el gobierno mexicano y sus instituciones, se ha puesto a prueba la efectividad, honorabilidad y rapidez con que actúa el Estado de Derecho en que todos los mexicanos nos encontramos inmersos, lamentablemente ha sido una prueba reprobada, inclusive se ha tenido que recurrir a instancias internacionales para obtener soluciones y resultados precisos, que hasta el momento han sido infructuosos; sin embargo, el día de hoy se presenta una nueva oportunidad no únicamente para el gobierno de México; sino para el país entero con la llegada del Grupo Interdisciplinario de Expertos y Expertas Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de #Derechos Humanos (CIDH), se tiene fe en que pronto sepamos realmente lo que sucedió aquella madrugada del 26 de septiembre del año pasado y obviamente qué pasó con los 43 normalistas desaparecidos.

Ya son 5 meses en que se han difundido unas y otras versiones de los hechos, ya ni siquiera la PGR (Procuraduría General de la República) cuenta con el Procurador Murillo Karam como su Titular; nos encontramos ante una nueva etapa de búsqueda de evidencias y soluciones; estaremos evaluando la disponibilidad de cooperación de la nueva Titular de la PGR Arely Gómez específicamente con éste caso.

Sin embargo, aún quedan en el aire muchas interrogantes, en especial con la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa por ejemplo: ¿Quiénes son los directivos de esa escuela? ¿quiénes son líderes en esa escuela? ¿quién o quiénes mandaban a "botear" a los alumnos? ¿con qué finalidad? ¿quién los envió esa noche a Iguala?, ¿por qué hasta el momento no hemos sabido nada de la estructura y funcionalidad al interior de esa escuela? quizás dentro y entre la comunidad de Tixtla, Guerrero (donde se encuentra la Normal) se encuentren muchas respuestas; no lo sabemos sólo el tiempo lo definirá; lo que es un hecho, es la politización de este caso por todas las partes involucradas.

E fin, el gobierno mexicano se encuentra obligado a cooperar con los especialistas de la CIDH y en su momento si así se requiere, abrir nuevas líneas de investigación. #Estudiantes