Muchas mujeres escuchan de su novio frases como: "prefieres a tus amigas que a mí", "¿a poco te dolió, si estábamos jugando?", "si tú no quieres otra lo hará", "¿por qué me pides que use condón?", "no uses esa ropa, pareces…", "si sigues así te voy a dejar", "sí quieres, sólo que te haces del rogar", "no seas tonta", "cuando vengas conmigo no voltees a ver a nadie", "¿para qué estudias si nos vamos a casar?"

El daño surge al callar, obedecer, permitirlo y todo debido a que creemos que esas actitudes son normales. Las consecuencias dejan heridas en el cuerpo y en la autoestima; que a veces no se pueden borrar

La violencia es toda conducta que se manifiesta como abuso de poder y control de una persona a otra más débil. De acuerdo a Guía informativa para la prevención y atención de la violencia en casa, publicada por la Cámara de Diputados y la Presidencia de la República, en 2001; las siguientes categorías pertenecen a la violencia entre novios:

Psicoemocional.- gritos, silencios prolongados, celos enfermizos, chantajes, humillaciones públicas y privadas, aislamiento de amigos y familia, falta de reconocimiento, desprecios, castigos, amenazas de abandono, espiar, tomar el tiempo en sus salidas, ademanes, miradas amenazante, etc.

Física.- empujones, bofetadas, patadas, pellizcos, rasguños, intentos de asfixia, golpes con la mano o con objetos, heridas por armas de fuego o punzo cortantes y toda lesión que pueden llegar hasta la muerte.

Sexual.- relaciones sexuales no deseadas, obligar a cualquier práctica contraria los principios de la mujer, burlas a la sexualidad femenina y/o comparaciones, rechazo al uso de anticonceptivos y/o condón.

Un sólo hecho de los antes mencionados representa un aviso de que nuestra pareja es violenta y por lo tanto estamos en riesgo. El objetivo del hombre violento es destruir la autoestima de la mujer para después someterla. Su arma es el miedo. La violencia no es natural, ni una forma de demostrar amor o interés. Entre sus secuelas están: vergüenza, depresión y culpa.

Sólo el 10% de las personas que sufren maltratos logran terminar con ellos. Las razones más frecuentes para permitirlos son: baja o nula autoestima, ignorancia sobre el tema, una visión distorsionada del concepto de amor, falta de apoyo, incredulidad de los demás, temor y en especial la repetición del círculo vicioso.

El círculo o ciclo de la violencia posee tres fases.- en la primera, las tensiones surgen a partir de incidentes aparentemente insignificantes. Durante la segunda, se presentan los hechos violentos en cualquiera de sus formas. Y la tercera etapa, llamada "luna de miel", es la causante de que la mujer continúe unida. Viene la tranquilidad, arrepentimiento, demostraciones amorosas. Es en la última fase cuando las mujeres tratan de convencerse de que su pareja cambiará, pero no sucede. El perdón en estas situaciones implica un auto-ataque.

La violencia, dentro y fuera de casa, se persiguen a través de los delitos de maltrato familiar, incumplimiento de obligaciones alimenticias (en el caso de la violencia económica), violación, lesión y homicidio. Lo más importante es empezar por reconocer que estamos sufriendo, porque la negación es un común denominador entre las víctimas. La terapia psicológica en instituciones públicas o privadas puede ser de gran ayuda. #Salud #Psicología