Llegó una de las fechas más emblemáticas del país: El Día del Maestro. Una profesión muy noble, ya que implica guiar, enseñar y corregir a muchísimos niños, adolescentes y jóvenes a lo largo y ancho de México, tratando de que puedan ser, algún día, cuando crezcan, hombres y mujeres de bien. Si bien, la profesión de mentor llegó a gozar en el pasado de prestigio y respeto, esas condiciones se han ido viniendo abajo a lo largo de los años, las reformas, los cambios sociales y ciertos eventos que han marcado la pauta para la imagen de maestro que tenemos el día de hoy.

Comencemos con el hecho de que muchos profesores, bajo el amparo y cobijo de una institución como el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) cometieron algunos excesos. Como por ejemplo, el tener dos y hasta tres plazas, tener una de éstas posiciones docentes, pero nunca asistir a los centros de trabajo por diversas razones (comisión sindical, haber ocupado cargos políticos, etc.), la venta y traspaso de plazas entre familiares, entre otros, que durante mucho tiempo pasaron desapercibidos para la mayoría, pero, gracias a la masificación de los medios y a la aparición de internet estas fechorías no pudieron quedar más en la sombra.

Y es que si tomamos en cuenta que la cabeza del SNTE, Elba Esther Gordillo Morales (ahora presa) fue quien marcó la pauta a seguir para sus agremiados. Ya que ella tuvo múltiples plazas, ocupó varios cargos políticos (senadora, diputada) además de haber fundado su propio partido político (el PANAL) y su banco (BANSEFI). Eso sin contar la gran cantidad de dinero desviado del sindicato para que ella pueda "irse de shopping" fuera del país y no a lugares comunes... oh no, se iba a las tiendas más caras y exclusivas.

Todo lo anterior, más otras situaciones que no mencionaré para no hacer este artículo largo y aburrido, hizo que desde hace mucho tiempo cruzara por la mente de los gobernantes una Reforma Educativa. Que intentó implantarse en el periodo panista de 12 años, pero no lograba pasar el filtro del Congreso, así que tuvieron que  conformarse con "un parche" llamado Escuelas de Calidad y una evaluación que se hacía a todas las escuelas de nivel básico del país. Pero no fue hasta la llegada del presidente actual, Enrique Peña Nieto, quien logró poner en movimiento ésta idea y consiguió que pasara por los legisladores y que fuera aprobada.

Por supuesto, no todo fue felicidad y como se esperaba, el magisterio no vio con buenos ojos esta acción y todas las que derivaron de su inclusión en la constitución y la normatividad. Se esparcieron rumores constantes de afectaciones masivas al magisterio, pérdida de bonos arbitrarios y otros elementos para crispar el ánimo de los profesores, quienes, como era de esperarse se opusieron... sólo que un poquito tarde (después de que la reforma fuera votada y aprobada). Pero sí que puso a las facciones más radicales del magisterio listas para pelear (o sea Oaxaca y Guerrero... Sí, de dónde se encuentra Ayotzinapa.)

Y sí, tras una serie de desencuentros, de momentos penosos y hasta agresivos para la nación. Hoy, Día del Maestro los mentores fueron invitados a Los Pinos para ser conmemorados en su día reuniéndose con el mandatario los representantes del SNTE, Emilio Chuayfett, Secretario de Educación y el Coordinador General de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación, Juan Díaz de la Torre. Aprovecharán para hacer un recuento de los avances que ha tenido la Reforma Educativa y por supuesto, hacer la entrega al premio Manuel Altamirano al Desempeño a tres maestros. #Gobierno