De un tiempo para acá, más bien, para ser exactos, de dos sexenios a la fecha un término empezó a cobrar fuerza para nombrar una circunstancia que siempre había existido, me refiero al famoso: bullying. Pero, como mencioné anteriormente, esto ya se daba desde hace mucho tiempo. Siempre ha estado presente en las escuelas (públicas o privadas), los abusadores, aquellos niños y jóvenes bravucones que hacen burla o agreden físicamente a aquellos que son más débiles que ellos. En los viejos días, uno podría salir adelante son tanto maltrato y, con un poco de valor y de suerte, enfrentarlos, para hacer lo que se conocía como "forjar el carácter" y defendernos.

Pero las cosas han cambiado, como todo en la sociedad y las acciones que se han tomado en contra de grupos vulnerables en las escuelas (generalmente los de buenas calificaciones, los que son de muy pequeña estatura, los que tienen mucho sobre peso, usan lentes, tienen algún tipo de deformidad, etc.) han ido escalando en gravedad. Pasando de la mera violencia física, verbal o los tradicionales comentarios burlones, sarcásticos o hirientes a conductas más severas. Ahora existe una nueva modalidad llamada cyber bullying donde el acoso se traslada a las redes sociales y esta ha mostrado ser peligrosísima, tanto en México como en otros países ya que la víctima es atacada constantemente por ambos frentes, en su #Escuela, como en la "seguridad" del ciber espacio provocando en algunos casos suicidios.

Actualmente la Secretaría de #Educación Pública (SEP) está enfocada en erradicar esta práctica de todos los planteles escolares. También los medios de comunicación han tomado acciones para explicar a la población, tanto padres de familia como los propios niños y jóvenes lo que significa y las consecuencias que ésta práctica tiene. Pero un suceso especifico significó un avance significativo y contundente. La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dictaminó que el plantel privado del Estado de México, el Instituto Universitario Verdad y Ciencia debía pagar la cantidad de 500 mil pesos a la señora Angélica M.

La causa, que su hijo había sufrido de abuso (bullying) por parte de su profesora María Luciana Popoca. La medida fue dictaminada por el ministro Arturo Zaldivar Lelo de Larrea recalcando que la acción era una invitación para que todas las escuelas del país tomaran medidas y acciones contra ésta práctica, debido a que ignorarlas, puede traer graves consecuencias. Y es que efectivamente, el bullying, como la sociedad misma va evolucionando y cambiando, al principio comenté que sólo se daba entre compañeros de colegio, pero ahora, incluso maestros realizan ésta práctica.

Aunque existe una condición que debemos aprender a diferenciar, saber qué es realmente bullying ya que también existe en México una realidad innegable: los padres modernos son enemigos de la disciplina en pos de "mantener la salud emocional de sus niños" y por lo tanto, no les ponen límites claros. Lo que crea pequeños traviesos, incontrolables e indomables que son los que mandan a las escuelas. Y al ser tan caprichosos y consentidos... bueno, podemos intuir cuáles son los resultados. Por supuesto, el abuso es una conducta detestable y reprochable, pero, como dije, hay que tener bien claro el significado de esa palabra, para no tachar todo de esa manera. #Padres hoy