La tecnología ha venido a revolucionar al mundo de diversas maneras, una de las actividades más antiguas dentro de la historia es la prostitución, donde las mujeres se dedican a satisfacer las necesidades sexuales de otros; por lo que en la era tecnológica es una de las más beneficiadas y más cotizadas en el mundo virtual.

El alcance de las redes sociales es inimaginable y las "escorts", acompañantes o sexoservidoras son las que han aprovechado al máximo este servicio. Muestras de ello es ver como en las principales redes sociales se tapizan los muros o los "time line" con ofertas, propuestas y encuentros en cualquier parte del mundo; otra de las formas en las que las señoritas se hacen promoción es por sus blogs y videoblogs, contando historias de sus encuentros, desencuentros y como comenzaron dentro de esta profesión.

Cada vez está más a la mano poder contratar el servicio de una "escort" simplemente hay que contar con una computadora, con una tableta o con un smartphone (teléfono inteligente) y una conexión a #Internet.

Lo único que necesitas hacer es ponerte en contacto con la "escort" vía correo, mensaje de texto, whatsapp o con una llamada telefónica para ponerse de acuerdo y cerrar el trato. Hay quienes ofrecen únicamente el servicio de acompañamiento y otras que también ofrecen servicios sexuales.

Muchas por necesidad, como las madres solteras, estudiantes que no cuentan con el apoyo económico, otras por qué no hay oportunidades de trabajo como las personas que se encuentran dentro de un rango de edad en el que las compañías creen que ya no son productivas y muchas más por gusto recurren a esta profesión muy respetable y muy bien remunerada.

Obviamente los precios son variables dependiendo el servicio a contratar, las horas que uno esté dispuesto a pasar con ellas y uno que otro servicio extra que cobran las acompañantes.

Ya que al ser una profesión muy antigua no queda más que aceptar, respetar y no juzgar las decisiones que toma cada una de las señoritas al mostrar su cuerpo al desnudo.
#Salud