Laura Bozzo o tal vez Señorita Laura como se le nombra en su programa Laura, es bien conocida por su particular apetito para el escándalo, todavía más notorio es su falta de valores y de ética cuando se trata de buscar las historias que nutrirán su talk show. Pero esas no son su únicas "cualidades", oh no, también esta presentadora le gusta mostrarse como una especie de heroína, buscando el beneficio del pueblo y de las clases más desprotegidas. Como sucedió en nuestro país, cuando después de una tragedia, ella montó una escena. La cual consistía en que ella estaría bajando de un helicóptero (con cámaras grabando y toda la cosa) para ayudar a los damnificados, lo que le ganó muchos comentarios negativos en redes sociales (Facebook, Twitter, etc.)

Pero ella no se detiene, sigue moviéndose, nadando como un tiburón en ese inmenso océano llamado escándalo, en busca de la siguiente presa que llenará sus ansias de fama y notoriedad. Hasta que esa presa finalmente llegó. Un caso que por sí mismo ya presenta todos los elementos que a Laura le gusta explotar: crueldad, un menor (un niño de 6 años) cómo víctima, un grupo de adolescentes torcidos y afectados (por las causas que fueran), una familia dolida y que clama justicia.

Aunque tal vez estoy siendo un poco simplista, ya que la muerte del pequeño Christopher Raymundo se llevó a cabo como sucedería en cualquier película de horror que usted guste... Pero no de esas malas y chafas, no, estoy hablando de las grandes ligas, estoy hablando de un nivel de sadismo, maldad, desprecio total e inhumanidad que podríamos esperar de personajes como Hannibal Lecter, Freddy Krueger, Jason Vorhees y Michael Myers, con la única diferencia de que los personajes antes mencionados son ficticios, no existen realmente pero esta "banda" de muchachitos (ya que tienen entre 11 y 15 años) sí.

 Por eso los ojos de Laura Bozzo se encendieron y sus manos empezaron a frotarse (al menos interior y mentalmente) cuando la atormentada madre de Christopher acudió a pedirle ayuda a este personaje. Ella sonriente y afable le ofreció toda la ayuda, el apoyo e incluso, puso a su disposición a sus abogados para que la justicia fuera servida. A tal grado llegó la cosa que al mencionado personaje (Laura Bozzo) se le invitó al Congreso de Chihuahua para que participara en la nueva legislación para los menores. Todo un sueño para la conductora peruana y el inicio de una pesadilla, para quien viniera a pedirle ayuda, ya que al darse cuenta de lo que había desatado, terminó por arrepentirse.

Sin duda, los victimarios de Christopher cometieron un acto monstruoso no sólo por el hecho de asesinar a un niño de 6 años, sino por la forma brutal en que ejecutaron esta acción y peor, por estar emparentados con él. Pero, ¿no es tan o más monstruoso y vil tratar de lucrar con la tragedia, como lo trató de hacer Laura Bozzo? Quizá esto no sea más que una pequeña muestra, un atisbo, una visión del México que estamos creando para el futuro, pero no en el distante y lejano plazo sino en uno más próximo, uno que ya empieza a manifestarse. #Padres hoy #Niños