Éste artículo más que darnos respuestas, nos dejará con algunas preguntas; ya que si bien sabemos que el #Matrimonio es la unión de dos personas que deciden compartir sus vidas con el propósito de formar una familia, ser compañeros en las buenas y en las malas y por supuesto ser el mejor amigo uno del otro, entre muchas cosas más… ¿Qué paso con los amigos? ¿En qué lugar quedan después del matrimonio? ¿Realmente es necesario alejarse de ellos y dejar atrás parte de nuestra individualidad? ¿Por qué no darse el tiempo para procurar esas relaciones las cuales nos dieron tanto por años?

Y es que, des afortunadamente para muchas personas matrimonio es sinónimo de hacer todo juntos, ir a todas partes juntos, estar siempre juntos, etc, y se nos olvida que seguimos siendo seres individuales los cuales necesitamos nuestro espacio con amigos de vez en cuando.

Los amigos son una parte muy importante de nuestra vida, son nuestros consejeros oficiales e incluso en muchos casos son clave fundamental de algunas de las decisiones que tomamos a lo largo de nuestra etapa adolescente y adulta, si bien es cierto que nuestra pareja debe ser nuestro mejor amigo o amiga, no es justo dejar de lado a esas personas que siempre han estado a nuestro lado, que saben todo de nosotros y que nos han apoyado incondicionalmente a pesar de que en ocasiones no están de acuerdo en las cosas que hacemos, amistades que han estado contigo cuando todos se han ido y en los momentos más difíciles.

Los amigos son las personas con las que pasas infinidad de aventuras divertidas y anécdotas que recordarás para tu vida, anécdotas que incluso contarás a tus hijos y nietos y que no hubieran sido posibles gracias a esas agradables compañías llamadas amigos.

En el caso de las mujeres, es aún más notorio, porque en muchos casos se alejan de sus amistades por formar parte del grupo de amigos de sus esposos y se reúnen con las esposas o novias de los amigos de su esposo, complicando así el dedicarle tiempo a sus amistades y por lo tanto, con el tiempo perder parte de lo que esa persona solía ser.

Por otro lado tenemos a los amigos casados que aparecen cada que tienen problemas maritales, buscan a los amigos solteros o a veces también a los casados, y en cuanto se soluciona el problema vuelven a desaparecer y no sabes de ellos hasta que surja un nuevo conflicto en su matrimonio.

En cualquier caso es injusto, ya que en cualquier situación LA AMISTAD es como cualquier relación que también hay que procurar, es una planta que hay que regar todos los días, escucharse el uno al otro, es decir reciprocidad. La vida después del matrimonio es un cambio muy radical en nuestras vidas y más con las llegada de los hijos, pero a pesar de ello no se nos debe olvidar que hay de nuestro lado otras personas que nos quieren, nos apoyan, que nos aceptan tal y como somos, que también tienen problemas y una vida, que tu tiempo no es más valioso que el de ellos; y que aunque estemos casados no debemos de perder nuestra individualidad como personas.

Tener nuestro espacio con amigos nos ayuda a salir de la rutina, despejarnos, cargarnos de energía, y convivir con las personas que queremos. Nuestras amistades.

Casado o no… ¿Valoras a tus amistades?