La llegada de servicios de taxi como Uber y Cabify, han presentado una opción de transporte seguro, económico y que a la gente le gusta. Por desgracia, a los únicos a los que no les ha hecho mucha gracia que digamos, es a quienes ya brindan el servicio. Se trata de taxis de los que la mayoría de los usuarios se han quejado por el mal estado de las unidades, los asaltos que han sufrido y por los precios elevados y que se incrementan al capricho del operador

Todo esto llevó a que los prestadores del servicio actual hicieran marchas y bloqueos en la Ciudad de México, mostrando su incomodidad con "los competidores", diciendo que hacen competencia desleal y que forman parte de un servicio irregular. Pero lo cierto es que Uber y Cabify  realizan el cobro a tu tarjeta de crédito y además emiten una factura, es decir, son empresas establecidas y hacen comercio legal, dejando a sus usuarios contentos.

Finalmente, usando términos de mercadotecnia y consumo, ¿no se trata de dejar satisfecho al cliente?, digo, entiendo a los señores taxistas, pero, si están viendo que sus competidores llegan con unidades en buen estado, brindan un servicio seguro a la gente y que ellos, por ende y lógica los prefieren, ¿no deberían mejor ocuparse en hacer lo propio para que no se queden en la calle? Pero bueno, como muchas veces sucede, estas personas se manifestaron ante las autoridades capitalinas y la respuesta fue la siguiente, una serie de operativos contra los servicios irregulares... lo que, según los sindicalizados del gremio afectado (los taxistas pues), incluye a Uber y Cabify.

Pero Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno Capitalino, declaró que la idea de su administración no consiste en "cazar a Uber o Cabify", sino que se realizarán operativos contra los Servicios Irregulares de Taxis, en el caso de Uber y Cabify se llevarán a cabo una serie de mesas de diálogo que incluirán a todas las partes del conflicto y que tendrán como objetivo principal la mejora del Transporte Público y todas la ideas y sugerencias deben estar orientadas a ese propósito. Sin duda la mejor postura que el Jefe de Gobierno Capitalino podría adoptar ante esta situación tan delicada e importante, se trata de que la gente y los usuarios queden contentos, no los prestadores de servicios. #Crónica Ciudad de México