¿Recuerdan aquella Reforma Educativa? Sí, esa misma que se había aprobado, después de tanta polémica, después de que en el pasado encontrara tantos obstáculos en el camino. Bueno, justo cuando todo parecía que eso pasaba a formar parte de las files de las anécdotas del pasado y que la ausencia de colosos como Elba Esther Gordillo Morales, que representaban al principal enemigo a vencer para lograr el noble objetivo de grupos como la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la #Educación (CNTE), se mantuvieron para recordarnos que aún hay gente opositora y que NO CANTÁRAMOS VICTORIA ANTES DE TIEMPO.

Anteriormente hablaba de un comunicado que se había dado a conocer en el que se expresaba la SUSPENSIÓN INDEFINIDA DEL EXAMEN DE EVALUACIÓN DOCENTE. Lo cual representa un revés muy fuerte a la reforma, en el artículo lo llamé jovialmente "un tiro en las patas", tal vez el término más apropiado sería "un escopetazo en las sienes". Pero, ¿cómo llegamos a esto? ¿desde cuándo los grupos como este ponen la agenda y marcan el paso?

Lo más prudente para entender ésta situación sería hacer un poco de historia. La CNTE en Oaxaca, uno de los estados que alberga a una de las alas más radicales del magisterio (también contemos a Guerrero y Michoacán) que tienen más o menos 30 años provocando destrozos, dejando sin clases a los niños de la entidad, quebrantando la ley y sobre todo, siempre luchando por sus intereses, pero, ¿cuáles son?. Una de las solicitudes más frecuentes de esta parte de los maestros era que se incrementaran los salarios, lo cual se logró, después su pugna consistió en que tener la rectoría de la educación en el Estado y así, ellos han tenido la libertad de operar en actividades no muy legales ni agradables. Una de las más recientes fue en el sexenio foxista, donde colaboraron con grupos como la Asociación Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) donde realizaron su buena parte de desmanes y alteración del orden en la entidad.

Ahora, a unos pasos de la Jornada Electoral Intermedia el próximo 7 de junio, han aplicado su cuota de presión al gobierno. Primero, pidiendo la cancelación de la Evaluación Docente y segundo la liberación de cuatro maestros apresados. La primera tuvo éxito, como un gesto de la administración de Enrique Peña Nieto para que el grupo se calmara y replegara, cosa que no sucedió y con justa razón, digo, si estoy viendo que la autoridad cumple uno de mis caprichos, ¿por qué no todos? Ahora, en respuesta, el grupo pretende boicotear (entorpecer o hasta impedir) el voto en la entidad (y si se puede en otras, ¿por qué no?)

Es una pena que el trabajo invertido para la Reforma Educativa (haya sido bueno, malo o regular) se tire a la basura. Ya que es un intento por resolver los problemas sistemáticos que la educación ha cargado desde hace mucho tiempo. Obviamente no va a resolverlos todos en un santiamén, pero es primer paso. Y una tragedia que los intereses mezquinos de grupos anarquistas sean los que pongan el paso en éste país, que no haya fuerza para hacer valer la ley ni defender a las mayorías, ni dar certeza al pueblo.