Todos lo hemos visto: una gran marca mete la pata en #Redes Sociales (publica groserías, fotos desafortunadas, agrede a algún grupo) y el CM no se da cuenta hasta que sus notificaciones vibran a velocidad luz. El error se ha hecho viral. El posteo se borra y enseguida se explica "una disculpa, nos hackearon".

Nadie lo cree, claro, pero ¿qué pasa en verdad antes de "nos hackearon"? Pasa alguna de estas cosas:

Se equivocaron de cuenta: El CM tiene una vida propia y una cuenta propia donde publica cualquier cantidad de cosas intrascendentes que pueden ir desde un "tengo hambre" a "éste, ése y aquel son unos (inserte su palabrota favorita aquí)", pasando por posteos poco afortunados siguiendo la corriente de los TT del día. El CM también tiene la mala costumbre de usar la misma app en su teléfono para su cuenta personal y la cuenta corporativa y, pues, el resto es unir puntos. Resultado: un posteo que en desconocidos pasa por divertido, pero en una marca hiere susceptibilidades y es un tremendo error.

Solución: Use apps diferentes de colores completamente distintos para cada cuenta.

Pusieron una foto que se llama casi igual a la que querían poner: Alguien quiere felicitar a la Selección por su título en Copa América y al seleccionar la foto, elige por error la de al lado de una carpeta que ordena las fotos alfabéticamente, y así, en lugar de la foto "chile_selección.jpg", aparece un desnudo masculino que en la carpeta probablemente se llamaba "chile_algogrosero.jpg". El resto son risas para el público y un quemón para la marca.

Solución: Mantenga las fotos de trabajo en una carpeta sólo para fotos de trabajo (y no guarde porno en su móvil, no sea ordinario).

Se fue un DM al TL: Quien maneja la cuenta tiene la mala costumbre de chismear en mal plan por DM en la cuenta del trabajo y un día, sin querer el DM se va al TL.

Solución: Nunca, jamás, use la cuenta del trabajo para jugar con los DM. Todo lo publicado en una cuenta, aún en mensajes privados, corre el riesgo de ser público por un error o con un screen malintencionado.

Prestaron el móvil y alguien hizo una mala broma: El CM está en un antro bebiendo, pasándola bien y presumiendo que lleva la cuenta de una marca famosa. Corte a: algún gracioso le dice "a ver préstame tu cel" y tuitea en la dichosa cuenta de la marca "#$#%& todos", nomás porque parecía chistoso.

Solución: No sea presumido… e instale un app locker para aplicaciones con información sensible.

Era una mala idea: Un copy aventurero puede sonar bien en la cabeza del CM pero al momento de verlo publicado resulta un desastre: Puede ser políticamente incorrecto, agresivo, un chiste que se malinterpreta, etc.

Solución: Si no está seguro, no lo publique. Sométalo a aprobación de su superior.

La celebridad no sabe cómo funcionan las redes: A veces no es un CM el del error, sino del mismo titular de la cuenta, normalmente una persona famosa, que quiere estar en contacto con su público y escribir él mismo sus posteos pero no entiende bien qué es una mención, un RT, un chatuiteo o un DM, y termina publicando algo que no debía.

Solución: Aprenda cómo funcionan las redes en una cuenta anónima antes de lanzarse a la grande.

Una metida de pata amparada en un "hackeo" no es el fin del mundo. Si ya pasó, explíquelo, acéptelo, aguante las burlas un par de días y deje que el asunto se enfríe solo. Si es osado, aproveche la circunstancia en contra y saque provecho. Ninel Conde lo hizo. #Facebook #Twitter