Ser mexicano es aguantar, aguantar a un gobierno que permite el desvío de recursos para todo bien social y que de dicho recurso sólo se verá la punta del iceberg, pues lo demás ha sido utilizado para corromper, disfrutar o derrochar la vida del uno por ciento de la población. Carros de lujo, fiestas con vestidos de 30 mil pesos, viajes a toda Europa, casas, casinos, bares, alcohol, prostitución, drogas…

Un mexicano promedio gana entre $1,942.80 y $3,885.60 al mes. Nosotros también somos austeros.

Austeridad en salud: una familia promedio come entre un kilo y kilo y medio de tortillas por cada comida, lo que aumenta su consumo de transgénicos, esto le provoca enfermedades, lo que a su vez provoca un excedente de personas con algún mal como diabetes, hipertensión, obesidad, colitis, insuficiencia renal, cáncer o simplemente la muerte tras no haber obtenido los servicios médicos que requería por falta de presupuesto al sector salud (por mencionar sólo un sector).

Es decir, para que un mexicano promedio que gana un poco más del salario mínimo pueda ingresar al servicio médico del estado (sería una bofetada hablar del privado) por alguna urgencia que requiera de cuidados precisos, por ejemplo medicamento contra el dolor, fiebre, vómito o sangrado (requisitos indispensables para poder ingresar) necesitará de una a 6 horas en la sala de espera de urgencias, eso sin contar que si lo llegan a pasar a "observación" habrá ocasiones en las que no tendrá donde reposar o descansar, incluso deberá permanecer en el suelo sucio, (para  no extenderme más sobre el tema de salubridad no describiré el servicio sanitario, ni alimenticio en los hospitales) eso dando por hecho que cuenta que tienga seguro social o que lo admitan con algún tipo de cuota, a veces ilegal.

Austeridad en la #Educación: En una familia promedio el 60% son jóvenes entre 15 y 30 años, de los cuales, si bien le va a la familia, uno llegará a nivel medio superior (aunque con la basura que hay en la tv abierta y la hipersexualización, quizá sea precoz y termine procreándose antes de los 20 años), su escolaridad pocas oportunidades le otorgará pues si no tiene el certificado de bachillerato, ni siquiera las empresas “outsoursing” lo contratarán, en caso de terminar la universidad, tendrá dos opciones, mantenerse en una plaza interina en cualquier empleo donde lo soliciten como universitario, o quizá, tener la inversión suficiente como para ser su propio jefe, en donde será posible que no sobrelleve la situación por lo que deberá dejar a un lado su profesión “oficial”.

Más de alguno de ese porcentaje pensará dos veces qué es más rápido o sencillo, entrar a la delincuencia organizada en donde obtendrá dinero fácil para mantener más o menos a su familia, aunque sea por unos años, (si es que no le encarcelan o le matan antes) o seguir estudiando y no tener certeza de encontrar trabajo.

Austeridad económica: aquellos 200 pesos que servían en el año 2014 para comprar comida para una semana, ahora apenas y sirven para una comida para dos días, por ello el aumento en el consumo de comida chatarra y su hoy efectivo aumento al IVA. Una familia que consume sopas instantáneas combinadas con algún producto de la canasta básica, no las consume porque sepan muy ricas o sean nutritivas, las consume porque son “llenadoras”, con 25 pesos compras tres, más 20 pesos de tortillas alcanzan a la perfección para una familia.

Austeridad con el futuro: 49 niños calcinados en 2009 en la guardería ABC. Madres sin recursos que dan a luz fuera de hospitales porque no tienen seguro médico o por ser indígenas no son atendidas. Menores de 15 años como “El Ponchis” el famoso niño sicario en Cuernavaca que mató a cuatro personas por dinero en 2010. Niños (o fetos) abandonados en atrios de iglesias o en la basura, 20 mil niños y niñas víctimas de esclavitud sexual. Los “daños colaterales” del narco dejaron para 2012 a 10 mil niños asesinados. Más de 30 mil desapariciones forzadas entre ellas las de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en 2014. Al día 6 mujeres son asesinadas y cada hora desaparecen de 3 a 4 niños.

...Ese nudo en la garganta, se siente ser mexicano.

Fuentes: La Jornada, El Universal, Sin Embargo, Inegi, 24 Horas, OCD, Proceso, Milenio #Política Ciudad de México #Finanzas