La evaluación nos lleva a determinar la calidad de aquello que se evalúa. Esta se hace de acuerdo a criterios específicos contra los cuales se comparan los resultados obtenidos para decidir si el objeto o la persona evaluada cumplen con los parámetros que se demandan

Siendo la #Educación el proceso de facilitar el aprendizaje, los encargados de impartirla deben cumplir con los requisitos que se demandan para tal fin; pero no a secas, es decir, aprobar un examen de evaluación no basta, es aún necesario mostrar calidad humana que corrobore los resultados que arroja el test aplicado

Por esta razón, la evaluación que hoy se efectúa con los docentes pasa a cobrar una relevancia vital, no únicamente para los ciclos escolares venideros, sino en general para el futuro de México.

La educación en nuestro país está en un nivel crítico.

Los resultados del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos 2012 concluyeron que: A México le llevaría mas de veinticinco años alcanzar el nivel promedio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en matemáticas; y, más de sesenta y cinco en lectura. Ocupando el último lugar en estas áreas y además, en ciencias entre los países que componen dicha organización. Por esta razón, es necesario que, quienes están encargados de llevar a cabo el proceso educativo, sean las personas mejor calificadas. Esto, solo se puede definir de una manera: evaluando

La influencia en los educandos, por parte de docentes calificados en todos los ámbitos, podría verificarse en las próximas generaciones de mexicanos para revertir la tendencia que hoy se está viviendo.

Sin embargo, si queremos que México eleve estos niveles, debemos unir esfuerzos con todos y cada uno de los círculos del país; ya que, todos somos parte en un momento determinado del progreso, estancamiento o retroceso de nuestra nación

La primera evaluación debiera hacerse a los padres de familia en casa; ¿Están motivando a sus hijos a estudiar? ¿Les apoyan en las tareas escolares? ¿Dan buenos ejemplos? ¿Están presentes cuando les necesitan?

Enseguida, a los docentes. Pues bien, ellos, ya están en eso. Pero, ¿Que hay de los médicos, los arquitectos, los ingenieros, los abogados, y demás?

No es raro saber que alguien olvido algún instrumento quirúrgico en el interior de un paciente; así como viviendas construidas con materiales de mala calidad; o bien, un ferrocarril donde existen errores garrafales; incluso, los políticos que en plena sesión en el congreso son enfocados por cámaras de televisión dormidos o haciendo cualquier otra cosa con dispositivos electrónicos, menos estar concentrados en aquella labor por la que reciben un salario, a veces, estratosférico.

Muchos profesionistas cometen errores involuntarios, pero, otros lo hacen como consecuencia de la negligencia, falta de capacidad y aún de ética. Estas fallas son las que debemos erradicar. Por esta razón necesitamos evaluar.

Si existe un organismo que evalúa la educación, ¿Porque no existe uno evaluador para cada profesión? ¿Se va gastar? ¡No! ¡Se va a invertir para el crecimiento y desarrollo de la calidad en el país!

Usar una parte del presupuesto federal para la evaluación constante, es garantizar mayor competencia entre los profesionistas mexicanos.

Que continúe la evaluación para los docentes. Pero, ¡Que no sean los únicos evaluados! #Padres hoy #Gobierno