Los defensores de la naturaleza están de enhorabuena, la Organización Mundial de la #Salud certificó lo que los ecologistas y diversos sectores de la población venían denunciando hace décadas.

La OMS ha reconocido que el glifosato puede provocar cáncer en humanos y animales.

Glifosato: principio activo del herbicida "Roundup", producto estrella de la tristemente célebre Monsanto.

Estudio realizado en Argentina, determinó que el uso de glifosato, está relacionado con miles de casos de enfermedades neurodegenerativas, diversos tipos de cáncer y además estaría asociado al elevado indice de abortos espontáneos, esterilidad, malformaciones congénitas y muchos otros trastornos que padecen las poblaciones expuestas a fumigaciones con este herbicida, estas conclusiones motivaron a la agencia para la investigación sobre el cáncer a solicitar su prohibición en todo el territorio de la república, cabe destacar que Argentina es el tercer país productor de soja en el mundo.

¿Por que la OMS ha tardado décadas en reconocer la evidencia?

Monsanto es la mayor corporación mundial en fabricación de productos químicos usados en la agricultura, en el mercado existen cientos de productos cuyo principio activo es el glifosato, distribuidas con diferentes marcas bajo licencia de Monsanto, las cuales han generado miles de millones de dolares en beneficios desde la década de los 70 cuando se comercializaron por primera vez.

Monsanto es pionera en el desarrollo de alimentos transgènicos, actividad que también ha reportado multimillonarios beneficios a esta empresa.

Tras la polémica que ha suscitado el estudio llevado a cabo en Argentina y la posterior respuesta de la OMS, Monsanto se ha pronunciado para defender su derecho a seguir matando.

En comunicado oficial, la compañía insistió en que sus productos son inocuos para la salud y el medio ambiente además argumentó que son totalmente necesarios para sostener el actual modelo agrícola que busca altos rendimientos..

A pesar de los datos aportados por los científicos en Argentina, que determinan que en las zonas expuestas al glifosato, existe un incremento del 30% en casos de cáncer y las enfermedades congénitas se han disparado un 400%, Monsanto no se rinde, insiste en que el uso del glifosato no representa riesgo alguno para sus usuarios, y que todos sus productos están avalados por la OMG y la FAO.

Por otra parte, la ministra de medio ambiente francesa; Sególéne Royal manifestó que Francia prohibirá la venta de varios  productos fabricados por esta corporación.

Los ejecutivos de Monsanto dicen estar sorprendidos con la decisión de la ministra y alegan que disponen de licencias concedidas por ciertos gobiernos europeos, para distribuir sus productos hasta el 2025, y su intención es renovar por 10 años más.

Valdría la pena preguntar; si los diferentes gobiernos, la FAO y la OMG van a seguir al servicio de las grandes corporaciones o por el contrario defenderán los derechos de los ciudadanos a la salud y la vida.