En la ciudad de Obregón Sonora se presume la realización de un acto de negligencia en la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE). Hace algunos días se realizó una intervención quirúrgica a un niño de aproximadamente un año y dos meses de edad para extraerle un tumor maligno en el ojo izquierdo, sin embargo al momento de la cirugía, el medico que la opero se percató de que el tumor se encontraba en el ojo derecho del niño a lo cual decide extirpárselo.

Las señora María Marlene Ayala quien es mama del niño, realiza una denuncia penal por motivo de los hechos acontecidos el pasado junio a raíz de que le extirparon el ojo que se encontraba sano, a causa de ello su hijo quedará ciego. Los padres del menor afirman que se trata de una negligencia médica. Aproximadamente hace tres meses el niño fue sometido a un tratamiento debido a que le detectaron un tumor maligno en el ojo izquierdo a lo cual se sometió a varias sesiones de quimioterapia y al no ver mejoría, deciden tratarlo en el área de oncología, así lo argumenta el padre del niño.

Por tal motivo iban a quitar su ojo izquierdo pero extirparon el derecho. Posterior a la cirugía, el médico que lo opero dijo a los padres que le había quitado el ojo derecho (sano) porque vio que el tumor estaba en esa parte a lo cual dicen los padres que no se explican cómo es posible que aparezca un tumor de la noche a la mañana, sin embargo, el medico dijo que fue para preservar la vida. María y su esposo Fernando Valdez hicieron público el caso y lo dieron a conocer por medio de las redes sociales y ya presentaron una denuncia penal en contra del oftalmólogo. Los padres del menor dicen que nunca autorizaron que le extirparan el ojo derecho porque los análisis previos arrojaban que el tumor solo afectaba a un ojo izquierdo y por si fuera poco la vida el menor continúa en riesgo porque no le extirparon el tumor maligno de su ojo izquierdo.

Por su parte, la Comisión Nacional de los #Derechos Humanos (CNDH) ha tomado cartas en el asunto. Mediante un comunicado con fecha de 01 de julio de 2015, bajo el número CGCP/185/15 expresa que realizará las investigaciones de manera oficiosa respecto al caso del bebe a quien le fue extirpado el ojo sin el consentimiento de los padres, así como también le solicitara al IMSS los informes correspondientes y también va a solicitar acceso a la averiguación previa comenzada por el ministerio público de la federación.

Más de una vez hemos acudido al IMSS a causa de una simple gripa hasta una operación como el caso de la apendicitis que es muy común, o bien por problemas de la vesícula entre otros. Nos alarma este tipo de situaciones sin embargo no nos sorprende escuchar o ver quejas hacia la propia institución. Es necesario que se verifique que el personal médico este altamente capacitado y de no ser así, propiciar una instrucción de calidad hacia todos los médicos del país con la finalidad de que traten de evitar en la medida de lo posible, que ocurran este tipo de situaciones.

Por otro lado, tampoco es extraño ver que las autoridades en materia de medicina como lo es el caso de la CONAMED (comisión nacional de arbitraje médico) quien es la encargada de solucionar defiendan a capa y espada a su gremio. A pesar  de que suceden controversias, aún se puede confiar en las instituciones y también confiar que estos hechos de negligencia van a  detonar la mejora en el servicio de las instituciones de salud pública.