El diario am de León Guanajuato anunció en este año la llegada del servicio de taxis Uber. Como en muchas ciudades como lo fue en el Distrito federal, esto causó una polémica muy grande. Pues los taxistas tradicionales, alegan que este servicio vendrá a acabar con las fuentes de trabajo de cientos de familias que viven de conducir para los demás. Este argumento ya se ha escuchado en las protestas en la Ciudad de #México y otras ciudades donde este servicio ya está.

Sin embargo la realidad nos hace voltear a una realidad que nos hacer  entender por qué estos servicios por internet están siendo un éxito. Y esta es, que en México un espacio muy recurrente para la delincuencia es el transporte público. Microbuses y taxis, son siempre lugares donde el crimen organizado toman víctimas.

Y la culpa es en parte de las autoridades que no procuran la seguridad en las calles, pero también de los transportistas que han dejado que en sus filas han adoptado a algunos delincuentes. Así, los delitos en estos transportes muchos son de parte de los conductores. Y no es que la gente esté buscando acabar con los trabajos de muchos, sino busca regresar a casa segura y sana.

Así, Uber presenta esa oportunidad, pues sus conductores tienen un registro y como localizarles. Además, la higiene de muchas unidades deja mucho que desear. Así muchos usuarios, buscan nuevas alternativas de transporte. En la ciudad de León no han sido pocas las voces que denuncian que en los taxis ocurren asaltos y violaciones, por lo que el transporte llamado “La Oruga” ha sido una alternativa un poco más segura, aunque más lenta. Meses atrás llegó a esta ciudad el servicio llamado “Easy Taxi”, un servicio semejante a UBER. Esto significa que el servicio alterno de transporte está abriendo nuevas líneas de competencia. Sin embargo, los taxistas convencionales se oponen, pero no mejoran. Es sin duda ya una realidad la llegada de este servicio a todo el país.

Aunque es más caro y tienes que tener tarjeta de crédito para poder pagar el servicio, sin embargo es más atractivo y seguro tanto para los pasajeros como para los conductores, quienes también tienen la seguridad de que el pasajero esta registrado y ellos como conductores no llevan dinero. Así se presenta una lucha desigual, donde unos no quieren mejorar y simplemente se oponen y ya; y otros aprovechando esto tomaran un mercado tan maltratado.