Recordar ese 2 de julio del 2000, con la gente celebrando en el Ángel la victoria del candidato "que pudo sacar al PRI de Los Pinos", es también recordar las promesas incumplidas de #Gobierno "del cambio", que finalmente se quedó en morralla, sin cambios reales solamente estéticos y de forma, no de fondo.

La imagen de ranchero broncudo y capaz de cumplir sus promesas, como ex priísta descafeinado recién electo en Nuevo León, se fue diluyendo hasta quedar en una caricatura que el mismo Fox se encargó de hacer con sus frases de risa del "¿Y yo por qué?", “las lavadoras de dos patas”, “comes y te vas”, “yo no leo ni los periódicos”y “me van a extrañar", confirmando que para ser presidente solo se necesita una campaña millonaria en medios e imagen y no saber nada del tema que se habla, ni tele prompter y gel incluido.

Pero como dice José José: “Por que se vuelven cadenas, lo que fueron cintas blancas, el amor acaba”, después de la decepción panista, a casi la mitad de este sexenio, el éxito telenovelero que a muchos les ofrecieron via tarjetas Monex y Soriana,  las portadas del TIME con el Saving Mexico y la Rolling Stones que hablaba de "El Reformador",  no queda ni rastro de aquél “Te lo firmo y te lo cumplo”.

Lo único que cumplió fue el regreso del “nuevo viejo" PRI mejorado y adicionado con vitaminas y minerales (o con dinosaurios y neoliberales peleando por lo que les corresponde) con el sello característico de autoritarismo, censura e intimidación en todos los ámbitos donde sean cuestionados. Como en el Instituto de Cultura de Aguascalientes, donde la directora Dulce Maria Rivas envía un oficio a sus burócratas exhortándolos a evitar usar redes sociales para compartir mensajes que denigran la integridad y vulneran la imagen del gobierno de EPN. 

Lo bueno es que “a otros países les ha ido peor”, otra de las más recientes Peñadas (recordando las Foxadas) porque aunque cause escozor en la gente, la devaluación del peso es positiva aumentando probabilidades de desarrollo e inversión porque nuestro país se vuelve atractivo (para capitales golondrinos) y atrae el turismo (si, ese que ha dejado de venir por la inseguridad en Acapulco). No, que bárbaro, todo eso suena excelente, pero si a causa de esto los precios y los productos de importación suben quedando más depauperado el bolsillo de la gente, pues que le pregunte a los pobres que compran con el salario y poco menos de 3 pesos que ha aumentado.

Porque en este país hacer de cuenta que no pasa nada, no sirve de nada, cuando la realidad se oculta por medio de las televisoras y sus “menticieros”,  telenovelas y refritos absurdos, programas de chismes y denigracion social (como la señorita Laura), el futbol tan mediocre que se juega en la Liga MX y a nivel selección, donde la gente se indigna más porque el entrenador técnico golpea a un comentarista crítico y recalcitrante pero no exige la renuncia de los encargados de la seguridad en el penal del Altiplano de donde por segunda vez el delincuente más buscado, ni a los responsables de lo ocurrido en Iguala, Tlatlaya, Apatzingán, Ostula y tantas otras partes del país que ni se saben. Nada que una cortina de humo no pueda ocultar, pero avísenle al Teacher.  

Y para intentar despertarlo a la realidad cientos de periodistas, escritores, artistas y activistas del mundo le exigen mediante una carta la revisión inmediata de los mecanismos para la protección de periodistas y el compromiso efectivo de su gobierno para garantizar la libertad de expresión. Pero mientras se evade, Peña sale a correr con unos mini shorts negros (¿y su asesor de imagen?) al igual que el fracaso de la CONADE en los Panamericanos en Toronto 2015 es un hecho irrefutable al bajar México al sexto lugar y obtener la mitad de medallas de oro que en Guadalajara 2011, todo esto mientras un joven le regala la Biblia y lo invita a no escuchar las críticas en Peñalandia, o mejor dicho Impunilandia, donde están viendo la tempestad y no se hincan ni hacen absolutamente nada.  #Televisa #Enrique Peña Nieto